Bombones con champán para prolongar la celebración

In CACAO EN BOCA, Featured, NOTICIAS by josemiguel

Por María Ángela Valbuena

Atrás quedaron los brindis de Nochebuena y fin de año, pero los bombones de champaña son una dulce manera de continuar la fiesta y celebrar… la vida, al menos hasta la llegada de San Valentín o el próximo aniversario.

Los bombones con licor no son ninguna novedad, sin embargo viejas y nuevas mezclas de chocolate y alcohol irrumpen constantemente en el mercado, para deleite de los “chocólicos”.

Un ejemplo de ello son los bombones de champaña que lanzó recientemente la firma estadounidense Russell Stover (los que comía el personaje de Forrest Gump). Si bien entre sus ingredientes no se cuenta este ni ningún otro tipo de alcohol, son unos deliciosos bombones de chocolate de leche con un centro cremoso con verdadero sabor a champán, a decir de sus catadores.

En nuestro país también es posible conseguir bombones –estos sí- con champaña: las reconocidas firmas Kakao y La Praline tienen sendas versiones, la de ésta última incluso con forma de corcho, llamado Bouchon.

Kakao ha sido de las más destacadas marcas en cuanto a creación de bombones se refiere

Ambas cuentan además con un producto mucho más criollo: los bombones de ponche crema, el verdadero sabor de la Navidad venezolana. El bombón Napoleón de la Praline, a pesar de su nombre afrancesado, tiene un relleno de mazapán y fondant con ponche crema casero.

Algunos de los bombones de La Praline están armoniosamente perfumados con notas de cointreau, coñac, irish cream, whisky, sambuca y rones añejos; entre estos últimos se cuentan Margarita (crema de chocolate con ron añejo) y Hojita (mousse de chocolate con ron añejo).

Por su parte, Kakao se ha inspirado en la gastronomía de las distintas regiones del país para confeccionar bombones de vino tinto (Lara), cocuy (Falcón), ponsigué, ponche de cacao (Sucre) y ron (Anzoátegui). En la categoría Inmigrantes figuran los bombones de cointreau (Francia), anís (Egipto), whisky (Escocia), ginebra (Inglaterra), tequila (México), vodka (Polonia), Oporto (Portugal); además de los bombones Pousse café: de Sambuca, Amaretto, Grappa, Frangelico y Bayleys.

Ron naranja, Irish coffee, Sambuca y Ron añejo son algunas de las presentaciones de Sander Chocolatier, quien cuenta también con un clásico en cuanto a bombones de licor se refiere: el Cherry, “un dulce fondant elaborado con cereza marrasquino macerada en eau de vie o grappa con abundante baño de chocolate oscuro”.

En su página web, Sander sugiere maridajes para sus distintos bombones: espumantes para el de Pimienta de Guinea; ron o whisky añejados para el Praliné de sarrapia; porto tawney para el Tronco de avellanas con leche; licor de naranja, melocotón o manzana para el bombón Gianduja…

En líneas generales, y según la periodista de gastronomía Adriana Gibbs, el maridaje de chocolate con ron, oporto, coñac y armañac resulta infalible.

Bombones rellenos de alegría, de creatividad…

Pero, en todo caso, si no quiere incurrir en excesos con el alcohol o no se le ocurre una buena razón para celebrar, cómase un bombón y con seguridad se sentirá mucho mejor.