Cacao de Caruao

In OPINION by Juan Pablo0 Comments

Por: Mileidys Nieves / icoa1489@gmail.com / @ICOA1489

            Caruao es un pueblo de la costa venezolana que se ubica en el Estado Vargas, fundada a finales del siglo XVI. “Caruao”, proviene del apodo “Carvao” o también “Carguao” con el cual era llamado el aguerrido y valiente cacique Guaicamacuare, quién dominaba en su tiempo la zona.

            Junto a Caruao, otros pueblos aledaños conforman un curato en el siglo XVII donde se registran haciendas y producción de cacao, tales como:

  • Chuspa, tres haciendas con 48.000 árboles y 260 fanegas de producción.
  • Panecillo, dos haciendas con 20.000 árboles y 200 fanegas de producción.
  • San Faustino, Tuasana y Uritapo, tres haciendas con 35.000 árboles y 280 fanegas de producción.

            En Caruao, se registra la mayor cantidad de cacao en cinco haciendas con 79.000 árboles y 415 fanegas de producción.

 

 

            En 1777 el curato es precedido por Don José Felix Miñoni, quien registra las haciendas y sus propietarios, del cual Don Felipe Echarri es dueño de una Hacienda ubicada en el Pueblo de San José de la Sabana con unos 29 esclavos y su patrona es la Santísima Trinidad.

            La Casa Santa Ana en el Valle de Caruao, fue uno de los lugares elegidos para fijar el Oratorio y ejercer las funciones parroquiales. En el Valle hubo una casa techada y más pequeña en la Hacienda Bejarano, perteneciente al presbítero Maestro Don Juan de Dios Echarri, quien era uno de los sacerdotes auxiliares de la Iglesia Parroquial de La Guaira.

            A principios del Siglo XVIII se registra en la Hacienda Bejarano 25 esclavos y 17 varones. Don Juan de Dios Echarri, tiempo después obtiene la titularidad de la Hacienda Santa Ana con unos 14.000 árboles aproximadamente.

 

 

            En la actualidad, la Hacienda Santa Ana ubicada en esta tierra que ya no es curato, es precedida por la familia Echarri. Yofre, licenciado en Ciencias Criminales y jubilado del sector bancario, debido al fallecimiento de su Padre y luego de pasar  un largo tiempo en la ciudad, es quien se encarga desde hace unos 10 años, de preservar la cacaocultura y los saberes ancestrales, otorgado por su Padre.

            La Hacienda dispone hoy día de 4 hectáreas, dos sembradas desde hace unos 80 años aproximadamente y 2 resembradas desde que fue retomada por Yofre, con árboles de cacao desde los 8 a 12 metros de altura, árboles frutales como naranjas, cambur manzano, café, mango, níspero, entre otros y árboles de sombra como Bukares. Yofre indica que ha cosechado de un árbol más de 30 mazorcas. Además menciona que las grandes variedades de sus cacaoteros cultivados en el lugar, derivan del “Criollo Porcelana”.

            Al recibir la Hacienda, la misma estaba hecha una selva, por lo que reforestó el terreno y luego lo preparó solo con el conocimiento ancestral. Desde entonces, el productor ha aprendido a escuchar la naturaleza que rodea sus tierras de cacao, y hace de su labor una mística cultural en una jornada, abordando desde el cultivo de nuevas plántulas y mantenimiento de los árboles, hasta la cosecha de sus maracas pintonas y maduras. Luego, desbaba retirando el yuyo y granos sin cotiledón, los coloca en tobos plásticos agujereados y tapados con hojas de cambur manzano, para proceder a la fermentación durante unas 96 horas. Finalmente, coloca sobre el techo de su casa en material de cemento rugoso o sobre una lámina de techo plástico durante unas 60 horas, con unas cinco vueltas aproximadamente.

            Caruao, está ubicada geográficamente al Norte con latitudes de 10º 36’ 30’’ y Oeste con longitudes de 66º 20’ 58’’, es un terreno húmedo en el que abunda las hojas secas en sus suelos con un evidente hábitat fungi, cerca corre un Río con aguas frías y termales.

 

            Los árboles son altos, dotados de largas ramas, con hojas grandes y oblongas (debido a las sombras) y flores esperando ser polinizadas, en casi todo el año se puede observar maracas en crecimiento desde lo alto hasta lo más bajo de sus troncos. Sus maracas pintan colores verdes claros, vinotintos, rosados o una combinación de ellos, en su mayoría suelen colorearse en amarillo al estar maduras. Sus morfologías varían principalmente en cundiamor, amelonados y angoletas, con exteriores rugosos, surcos pronunciados y otras con exteriores lisos como porcelana.

            Aunque los árboles y las maracas sean de origen porcelanas, la polinización natural ha generado otra variedad en sus flores, correspondiente a sus frutos. Al cortar longitudinalmente los granos o almendras de las maracas, se observa un 90% de cotiledones en colores blancos con pequeños bordes violáceos o rosados, lo cual indica, ser cacao criollos modernos como algunos investigadores recientemente le llaman. Su mucílago es dulce, poco ácido y muy jugoso, los granos son redondos u ovalados y abultados.

            Yofre, es un personaje con un carácter fuerte y hace su labor lo mejor que puede, tiene una capacidad para conversar durante largas horas… Hoy en día su amor por el cacao lo mantiene sembrado en estas tierras de Caruao, seguro que allí lo puedes encontrar. ¿Ya conoces a Caruao, sus playas y cacao?

  • Mileidys Nieves es ingeniero en procesos industriales y directora principal de Chocolatera Icoa 1489 CA.
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Leave a Comment