Cacao, el gran propósito de Año Nuevo

In EDITORIAL, Featured, NOTICIAS by josemiguel

Pocas épocas evocan tanto deseo de cambio como el Año Nuevo. Pareciera que esa necesidad de ser mejores con nosotros mismos saltara desde lo más profundo, como si de una caja de Pandora se tratara.

Cuidarnos más, amar más, olvidar los rencores y dejar atrás los miedos, forman parte del repertorio de la ya conocida “lista de propósitos de Año Nuevo”. Algunos cumplen parte de las metas auto impuestas, otros desfallecen en algún momento de la gran vuelta que durante 365 días da la Tierra.

Desde hace un buen tiempo Venezuela ha ocupado un sitio especial en esa lista de deseos, podríamos decir incluso que la encabeza, y ante una crisis tan fuerte como la que nos ha tocado vivir, ya ni siquiera es necesario esperar que revienten las campanas para dar lo mejor de nosotros en busca de una salida que nos permita ver el sol y respirar tranquilidad.

Lo bueno, es que a pesar de las contradicciones y raspaduras que a diario vive el venezolano, sigue sonriendo, festeja la vida porque la reconoce en su esplendor y siempre encuentra un motivo para seguir adelante y luchar por su tierra, esa tierra bendita y fértil por todos lados.

De esa tierra celebramos el cacao, la semilla de la felicidad no solo para quien la degusta sino para quien la siembra. El cacao es el gran aliado en los tiempos de crisis, porque con la misma intensidad con la que nos cambia el humor, nos nutre el cuerpo y el alma, también se ofrece como la salida económico-social a la debacle de Venezuela.

No en vano fue, durante la época de la Colonia, el petróleo dulce, el oro marrón, convirtiéndonos en el principal país exportador, y aún hoy, conserva sus potencialidades, listas, dispuestas a llevarnos a un nivel superior en cuanto a calidad de vida.

¡Ahí está nuestro cacao! Aprovechemos lo que nos brinda, aprendamos a cultivarlo con el ritual hermoso que merece, entendamos sus procesos. Que cada hectárea sembrada refleje nuestra dedicación. Que cada chocolatier respete el origen de las semillas, y que cada venezolano aprenda a entender eso de que “el mejor cacao del mundo es el de Venezuela”, porque para muchos la frase es todavía un lugar común,  sin siquiera detenerse a pensar por qué.

Eduquemos, enseñemos, involucremos, convirtámonos en fuerza.

Que el 2017 sea un año de nuevos caminos, que Venezuela se consolide a través del talento y la constancia de nuestros productores. Que Dios bendiga las manos de quienes convierten cacao en chocolate y nos pintan el paladar de alegría. Y que Vivaelcacao.com siga teniendo el gran honor de reseñar cada logro.

Desde la familia que conforma este portal, les deseamos lo mejor.

¡Feliz 2017!

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone