Cinco curiosidades del chocolate que merecen ser releídas

In NOTICIAS, Sin categorizar by Juan Pablo

 Juan Pablo Crespo /@ juanpamark
No solo fue curioso y raro, también fue noticia durante el 2016. El lanzamiento al mundo de un nuevo tipo de chocolate rosado denominado “Ruby” acaparó la atención global, aunque su debut estuvo cargado de una alta concentración de polémica.

“Ruby” nació en los laboratorios de la compañía Barry Callebaut tras más de una década de trabajo. Expertos en la materia se mostraron escépticos sobre si realmente debe ser o no considerado un tipo de chocolate, como lo son el amargo, el blanco o el elaborado con leche. El tiempo traerá las respuestas y calmará las aguas.

 Lo cierto es que estas y otras curiosidades que se han presentado alrededor del cacao y el chocolate las recopilamos ahora para usted. A continuación cinco de estas.

 

“Ruby”, el chocolate rosado que todavía tiene mucho para demostrar.

¿Qué opina usted de “Ruby”, el nuevo chocolate rosado?
Juan Pablo Crespo / @juanpamark
Fotos: Barry Callebaut

El anuncio sobre el lanzamiento de un nuevo tipo de chocolate causó alegría y expectativa alrededor del mundo, pero con éste también vino una buena dosis de polémica incluida. Con “Ruby” la mesa está servida tanto para la degustación como para la controversia.

A los ya conocidos chocolates oscuro o amargo, con leche y blanco se les sumó uno de color rosado, desarrollado por la compañía suiza Barry Callebaut, que a principios de septiembre anunció que tras 13 años de investigación sus científicos lograron una nueva clasificación del nutritivo alimento, con sabor a frutos rojos.

Con bombos y platillos fue presentado el chocolate Ruby, en septiembre pasado.

Experiencia única

“Este chocolate ofrece una experiencia de sabor totalmente nueva, pues no es amargo, lechoso o dulce, sino entre un sabor frutal y una suavidad deliciosa”, dice la empresa en su sitio web, donde además explica que para la elaboración de “Ruby” no se añaden frutas, saborizantes o colorantes. La clave está, según Barry Callebaut, en la utilización de unos granos de cacao rubí, que se caracterizan por poseer pigmentos rosados en estado natural, pero que se pierden durante la elaboración tradicional de la pasta de chocolate.

Lo que ha logrado entonces la multinacional suiza es preservar la tonalidad hasta el final del proceso. La semilla de cacao protagonista de esta historia se encuentra en Costa de Marfil, Brasil y Ecuador.

La fórmula secreta del chocolate “Ruby” está guardada en una caja fuerte y solo personal estratégico conoce el contenido de la misma. Bas Smit, uno de los directores de marketing de Barry Callebaut, le dijo a la agencia AFP que el proceso es tan complejo “que no creemos que nuestros competidores conseguirán encontrarlo”.

“El chocolate Ruby es para los escépticos una cuestión de mercadeo, mientras para otros un tema de innovación y desarrollo”.

El nuevo chocolate fue lanzado en Shangai, aunque habrá que esperar entre seis y 18 meses antes que “Ruby” llegue al mercado. Es necesario tomar en cuenta que Barry Callebaut vende chocolate a distintas empresas alrededor del mundo, pero no directamente a los consumidores. Es por ello que diferentes marcas ya están en el radar de estudio de la empresa del país de los Alpes y los relojes de precisión. La compañía tiene más de 10 mil empleados y presencia en más de 30 países. En su sitio web se puede leer que “el Grupo Barry Callebaut, con sede en Zúrich, es el principal fabricante mundial de productos de cacao y chocolate de gran calidad”.

Más preguntas que respuestas

Sin embargo, mucha agua falta que circule bajo el puente antes que canten victoria. Una larga lista de preguntas y dudas están a flor de piel, y más cuando de chocolate se trata, un sector competitivo milímetro tras milímetro y analizado con lupa segundo tras segundo.

Mileidys Nieves, ingeniero en procesos industriales y directora principal de Chocolatera Icoa 1489 CA, dijo que el “chocolate Ruby es para los escépticos una cuestión de mercadeo, mientras para otros un tema de innovación y desarrollo”.

Agrega que lo ve como un producto que debe partir “de una base de chocolate blanco al que se le agregan sólidos de cacao diluidos en una solución liposoluble (manteca de cacao) con ese pintoresco rosado”. Luego Nieves dice que “los fabricantes mencionan que la procedencia de los granos es de Brasil y Costa de Marfil, por lo que tiene sentido obtener una coloración interesante de cacao no fermentado”.

Dom Ramsey, un fabricante de chocolate, asesor y consultor en la materia mundialmente reconocido, le dijo a www.nytimes.com que él estaba escéptico acerca de la creación de la cuarta categoría de chocolate por parte de Barry Callebaut, y recordó el caso de la francesa Valrhona, que hizo una presentación similar en 2012 con la entonces variedad dorada “Blond Dulcey”. Añadió que “Ruby” es intrigante, aunque difícil de evaluar porque no se sabe cómo se produce.

Por su parte, Laura Böck, una mexicana gastrónoma de profesión y formada en chocolate, de Cacao Queen, escribió en su cuenta Facebook que “siempre ha existido el cacao en tonos rosas, morados en mazorcas y en semillas. ¿Cuándo han visto un chocolate morado o rosa?”, preguntó la experta que actualmente trabaja para chocolateros belgas en la elección de cacao de origen para la elaboración de chocolates, entre otras labores. Luego la misma Böck se respondió: “Pues nunca. Se llama marketing, manteca y mucho colorante”.

Con estrategia publicitaria o no, con colorante o no, “Ruby” ha despertado el interés de muchos, y solo será el tiempo el encargado de despejar todas las dudas que alrededor del chocolate presentado por Barry Callebaut se han tejido. Mientras tanto, los chocolates oscuros, con leche o blanco siguen reinando en el planeta.

 

Para la nueva marca se construyó un cilindro de 2,44 metros y 1.362 kilos de peso.

 ¡Una taza de chocolate caliente de 3.785 litros!

Juan Pablo Crespo / @juanpamark

La taza de chocolate caliente más grande del mundo está ahora en Latinoamérica, específicamente en Puerto Rico, donde se estableció un nuevo Récord Guinness con 3.785 litros.

La marca se registró en el marco de la quinta edición del Festival de Chocolate de la isla caribeña, que se desarrolló en Mayagüez, durante la tercera semana de mayo de 2017.

“En Mayagüez siempre respaldamos las actividades que promueven el turismo e impulsan el desarrollo económico de la zona. El Festival de Chocolate es una de ellas, porque atrae a cientos de personas de toda la Isla”, ya había señalado el alcalde, José Guillermo Rodríguez, según una nota de www.chocolatecortes.com.

El anterior récord se había establecido en la ciudad de Tampa, en Florida (EE UU), en 2013. En aquella oportunidad se prepararon 3.331 litros de chocolate caliente, de acuerdo con la agencia EFE.

Para la nueva marca, en Puerto Rico se construyó un cilindro de 2,44 metros y 1.362 kilos de peso, que contó además con cinco canillas por donde se repartió la bebida al público.

Para la elaboración de la taza gigante de chocolate se hizo uso de unos 27 mil onzas de Chocolate Cortés Molido y mil galones de leche Suiza Dairy.

 

¡Los siete chocolates más sorprendentes!

Por: María Ángela Valbuena

Algunos tuvieron una vida corta y otros se mantienen en el mercado, pero todos ellos son extraordinarios.

  1. To’ak, el más caro del mundo

En el valle de Piedra de Plata, Ecuador, existen plantas de cacao genéticamente puras, de la variedad Nacional, con un linaje de al menos 5.300 años. De este fruto y con métodos artesanales se producen los chocolates To’ak. Su nombre es una combinación de To (tierra, en quichua) y Sirak (árbol, en lengua barbacoa) y sus creadores son el austriaco Carl Schweizer y el estadounidense Jerry Toath.

La presentación es igualmente de lujo: cada tableta To’ak es atesorada en una caja de madera de laurel, que incluye un librillo con la historia de la marca, una guía para su cata y una pinza de modo que el producto mantenga todas sus propiedades organolépticas.

Una tableta de 50 gramos puede costar desde 250 hasta 345 dólares, dependiendo del año de la cosecha, el tiempo de añejado y la madera de la barrica; lo que le ha valido el títulodel chocolate más caro del mundo según las revistas Forbes y Fortune.

De venta en línea en toakchocolate.com y en tiendas exclusivas de Estados Unidos, Reino Unido y China.

  1. Vulcano, el chocolate que no se derrite

El chocolatier suizo Barry Callebaut desarrolló en 2009 un chocolate que puede soportar temperaturas de hasta 55ºC sin perder sus propiedades, cuando la mayoría comienza a derretirse a los 30°C. También resiste bajas temperaturas sin ponerse como una roca. Su nombre: Vulcano.

Pero entonces, ¿cómo se derrite en la boca, si la temperatura corporal es de 37°C? El secreto está en la saliva, cuyas enzimas hacen que el chocolate pierda su rigidez.

El descubrimiento de Vulcano fue casual: los ingenieros alimentarios se dieron cuenta de que la base de cacao con la que trabajaban se había aireado en exceso y que, con ello, se podía trabajar un nuevo tipo de chocolate. Las burbujas de aire proporcionan una consistencia menos suave, pero más crujiente; además tiene un 90% menos calorías que el chocolate estándar porque contiene menos manteca de cacao.

Este chocolate revolucionario contó con tres presentaciones: oscuro, con leche y afrutado, en forma de relleno para barras de chocolate, bizcochos y pastelería. Dejó de producirse en 2012 por considerarse que el sabor no era lo suficientemente bueno; pero los experimentos continúan.

 

  1. Esthechoc retrasa el envejecimiento

Resultado de 10 años de investigación en Cambridge y finalista en el Aesthetics Awards 2016 como Producto Innovación del año, Esthechoc asegura que puede ayudar a recuperar la salud de la piel y frenar el proceso de envejecimiento si se come una porción de 7,5 gramos al día durante al menos tres semanas.

Su poder reside en la combinación de dos de los antioxidantes más potentes conocidos: la astaxantina de algas Haematococcus Pluvialis  (6.000 veces más potente que la vitamina) y los polifenoles de Epicatequina de Cacao.

Los antioxidantes son los encargados de luchar contra los radicales libres, que producen el envejecimiento prematuro de las células y la piel además de ser responsables de la aparición de enfermedades como el cáncer.

Cada tableta de Esthechoc contiene 70% de chocolate y apenas 38 kilocalorías, sus antioxidantes equivalen al de una tableta de chocolate de 100 gramos (600kcal) y una ración de 300 gramos de salmón de Alaska (500 kcal).

De venta en línea por cajas para tratamientos de tres semanas ($55) o tres meses ($165).

  1. Le Whif y AeroShot: chocolate que se inhala

Producido por Le Laboratoire, en Francia, Le Whif se define como “un delicioso nuevo acercamiento a la comida a través de la respiración”.

Fue ideado por el profesor David Edwards de la Universidad de Harvard en colaboración con sus estudiantes, diseñadores, ingenieros y empresarios, quienes trabajaron codo a codo en el ArtScience Labs de Edwardspara producir un inhalador que contiene cientos de miligramos de minúsculas partículas de comida.

Con Le Whif, el chocolate es rociado y saboreado en la boca sin necesidad de masticar ni tragar, por lo que no se ingiere ni una sola caloría. De allí que su lema publicitario sea “Tan dulce como el chocolate, tan ligero como el aire”.

Cada contenedor provee de 8 a 10 puffs o raciones, y viene en tres sabores: chocolate puro, con menta y con frambuesa.

Edwards creó un producto con idénticas características llamado AeroShot Chocolate®, así comootros inhaladores con propiedades energizantes sin éxito comercial.

          5. Al Nassma, hecho con leche de camello

Fundada en 2009 por el mandatario de Dubai, Jeque Mohammed bin Rashid al-Maktoum, la compañía Al Nassma, en asociación con la chocolatera austriaca Manner, es la primera y única en fabricar chocolates finos con leche de camello.

Considerada como “oro líquido” en el Medio Oriente, la de camello contiene cinco veces más vitamina C que la leche de vaca, la mitad de la grasa, menos lactosa y más insulina.

Los chocolates se hacen con especias locales, nueces y miel, sin preservativos ni aditivos químicos. Sus catadores los describen como “minerales” y “malteados”. “Al Nassma simboliza el distinguido gusto del mundo árabe y es un exquisito producto de alta calidad”, reza su web.

Se venden en tiendas gourmet y de lujo así como en hoteles en los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Omán, Japón, Estados Unidos y Reino Unido.

  1. Lola, el bombón que quita el hambre

Un equipo de científicos españoles de la Universidad de Alicante ha creado un bombón que, como por arte de magia, quita el hambre al instante. Su nombre es Lola, pesa 15 gramos y es de color verde.

Este novedoso producto es una mezcla de cacao peruano, jojoba y espirulina, un alga muy rica en nutrientes que, según sus creadores, produce en el organismo y de manera natural una sensación de saciedad inmediata.

Científicamente hablando, Lola produce una combinación bioquímica que incentiva la elaboración de fenilalanina, un aminoácido presente en el cerebro que activa a los neurotransmisores, como la colecistocinina (CKK, por sus siglas en inglés), que a su vez envía mensajes al cerebro y al aparato digestivo para avisar que el cuerpo ya está saciado, cortando de esta manera el apetito.

Lola fue presentada en sociedaddurante la Feria Alicante Natura 2009 con tres sabores diferentes: chocolate con leche, chocolate amargo y chocolate praliné con almendras. Se desconoce su paradero actual.

  1. Instant Regret, el más picante del mundo

La marca Firebox ha bautizado a su chocolate con chile “Arrepentimiento Instantáneo” y alerta en su caja: “No. Detente. No lo hagas”. Si aun así decide seguir adelante, prepárese para sentir que su lengua se derrite y sus lágrimas brotan sin cesar.

Instant Regret Chilli Chocolate, “una barra como ninguna otra”, contiene extracto de chile (capsaicina) en una proporción de 6.4 millones en la escala de Scoville (la salsa Tabasco y los jalapeños tienen un máximo de 5.000).

El producto está contraindicado a niños, ancianos, personas con problemas cardíacos; no debe comerse sin aviso ni cuando se conduce o maneja algún tipo de maquinaria, hay que lavarse las manos de inmediato y evitar el contacto con los ojos y proveerse de grandes cantidades de leche, yogur o bebidas refrescantes al momento del consumo; entre otras advertencias del fabricante. ¿Se atreve?

 

Cacao y chocolate fueron de las primeras palabras incluidas en la RAE

Por: Juan Pablo Crespo
Fotos: Liliana Elías

¿Sabía usted que cacao y chocolate fueron parte de las primeras palabras que provenientes de América Latina integraron el diccionario de la Real Academia Española (RAE)?

Pues sí, ambas palabras estuvieron presentes en la primera recopilación que realizó la institución ubicada en Madrid, España. Pero antes de entrar en los detalles, un poco de contexto: En 1713, el objetivo principal que se trazó la RAE fue la redacción de un diccionario de nuestra lengua. “Resultado de ese esfuerzo fue el que hoy se conoce como Diccionario de autoridades por incluir, tras la definición, citas reales de diversos autores que ilustran su empleo. Se publicó en seis volúmenes, entre 1726 y 1729”, así puede leerse en la sección de Presentación de la versión web de la RAE.

Pero ¿qué decían aquellos volúmenes cuando de definir el cacao y chocolate se trató? Veamos a continuación (mantenemos la ortografía original):

CacaoVoz Indiana. Fruta menor que almendra, aunque mas gruesa y redonda: la cáscara delicada, algo fría y húmeda, que tostada y molida en la piedra, hecha a este fin, es el principal material para fabricar el chocolate. En algunas partes de las Indias sirve de moneda para pagar los picos y restos de las cantidades mayores, y acabalar las partidas.

Chocolate: Bebida que se hace de la pasta llamada tambien Chocoláte, que se compóne de cacáo, azúcar, y canéla (ù que algúnos suelen añadir vainillas y otros ingredientes) deshaciéndola con el molinillo en el agua correspondiente, dentro de la chocolatéra, y luego se sorbe caliente, ù helado. Su etymología es de la palabra India Chocollat.

En su Historia natural y moral de las Indias de 1590, el jesuita y antropólogo José de Acosta ya mencionaba chocolate, del que escribía: El principál beneficio de este cacáo es un brebaje que hacen, que llaman Chocoláte, que es cosa loca lo que en aquella tierra le precian, y las Españólas hechas à la tierra se mueren por el negro chocoláte.

El naturista español (Salamanca) se refirió igualmente al cacao, que describió como “una fruta menor que almendras y mas gruessa, la qual tostada no sabe mal.   

Cabe señalar que en 1780 se editó una nueva versión de aquel primer diccionario académico, con el título de Diccionario de la lengua castellana, reducido a un tomo y sin las citas de los autores. Este primer diccionario en serie registró 46.000 artículos. Ahora bien, la última edición del Diccionario de la Lengua Española o Diccionario de la Real Academia Española publicada en 2014 (vigésima tercera) registra 93.111 entradas con un total de 195.439 acepciones, según datos de la propia RAE. Allí puede consultar los significados actualizados de cacao y chocolate.

Y hablando de citas, vale la pena remarcar las palabras de José de Costa sobre el chocolate:…“es cosa loca lo que en aquella tierra le precian, y las Españólas hechas à la tierra se mueren por el negro chocolate”.

Y tanto ayer como hoy, hombres y mujeres, grandes y chicos, le siguen apreciando.

 

Miles de bombones para engalanar el lanzamiento de un vehículo.

Chocolate sobre cuatro ruedas de lujo

Juan Pablo Crespo / @juanpamark

El chocolate da para todo… para todo lo bueno que la imaginación del ser humano sea capaz de crear. Así quedó demostrado una vez más con el Audi TT Coupé que fue lanzado al mercado cubierto con 27 mil bombones, evento que se desarrolló en 2014, pero que el año pasado quisimos rememorar.

La marca alemana de los cuatro aros cubrió la carrocería del vehículo con piezas individuales elaboradas con chocolate de Bélgica, a cargo del experto Joost Arijs, dueño de una pastelería boutique del mismo nombre y de las más famosas de su país. Sus elaboraciones hacen alucinar por la variedad de bombones con sorprendentes rellenos y macarons bordeados con chocolate negro.

Aquel lanzamiento se desarrolló a casa llena para la exposición de diseño y estilo de la vida en Kortrikj, en Bélgica, país europeo cuna de los bombones y de una técnica mundialmente practicada.

El tentador modelo de dos puertas formó parte de la tercera generación del automóvil. Durante el lanzamiento llamó la atención de todos cómo las piezas de chocolate pudieron mantenerse adheridas a la carrocería sin caerse y sin la necesidad de una cámara frigorífera o de enfriamiento.

Un dulce deportivo

Hace unos años más atrás, en 2009, el Porsche 911 Carrera S de un concesionario de Holanda (Porsche Centrum Gelderland), fue cubierto con 175 kilogramos de chocolate con leche para darle así la bienvenida a la Navidad.

El trabajo fue dirigido por el artista del dulce alimento Jan Blancke, quien primero protegió la carrocería del también carro alemán con un plástico especial. Blancke utilizó además chocolate blanco para cubrir las luces y los intermitentes de uno de los deportivos más aclamados del mundo.

Para este trabajo se derritieron previamente 1.100 tabletas de chocolate que finalmente cubrieron por completo al vehículo nativo de Stuttgar.

Chocolate y vehículos al parecer se la llevan muy bien. El chocolate, más que un alimento, es también una herramienta al servicio de la imaginación.