Creación e innovación en máquinas artesanales hechas en Venezuela

In OPINION by Juan Pablo Crespo

Mileidys Nieves / icoa1489@gmail.com

Venezuela en medio de la crisis socioeconómica que está atravesando, se encuentra en una encrucijada para quienes deciden ver una oportunidad o un cementerio.

Para quienes ven la oportunidad, saben que la única forma de salir adelante tener una firma confianza del propio potencial y creer en el talento de cada uno de los venezolanos. Aquellos quienes su don son la inventiva y creatividad, pueden diseñar máquinas caseras y desarrollar nuevos productos con materias primas alternativas. En este caso, observemos con detenimiento las máquinas caseras, tales como: trilladoras de grano, descascarilladoras, refinadoras, hornos tostadores, entre otros.

Son diseñadas por quienes tienen la necesidad de procesar cacao y elaborar chocolate artesanal con muy bajo capital de inversión. Estas máquinas se componen de piezas de distintos orígenes que se acoplan y funcionan. Actualmente, existen algunas personas en Venezuela que diseñan y realizan máquinas caseras a partir de  material reciclado, es decir, de máquinas descompuestas y de piezas o partes recicladas.

Por ejemplo, la descascarilladora casera, se compone de material plástico como un tobo, tubería y aspiradora con dos “válvulas” para disminuir la intensidad de aspirado durante la separación de la cáscara y polvillo.

 

“La fuerza ejercida por un hombre para prensar el licor de cacao debe ser enorme, y además debe estar finamente refinado y a una temperatura de 55 ºC aproximadamente”.

Otra máquina casera interesante es la refinadora construida a partir de un asistente de cocina. Compuesto de una base de un ElectroLux con un sistema de rodillos en acero inoxidable y una base de granito. Funciona con dos perillas, una regula la velocidad en 4 magnitudes y la otra enciende o apaga. Además de tener un eje en el que se regula la tensión ejercida entre las piedras y la base de la olla para refinar con mayor eficiencia. Por la agitación constante y la temperatura que alcanza (<60 ºC) se genera el conchado, para que sea más efectiva se libera la tensión de las ruedas y se deja agitando durante unos dos o tres días, dependiendo de la calidad del grano de cacao.

Las prensadoras de cacao, las cuales extraen manteca del licor o pasta de cacao también son otras de las máquinas que se están elaborando de manera artesanal, funcionan manualmente y  se conforman de un gato hidráulico, platos de acero, mangueras y olla. El rendimiento es muy bajo pero funciona, esto quiere decir, que se extraerá poca manteca de cacao y quedará el polvo de cacao con un alto porcentaje de grasa. La fuerza ejercida por un hombre para prensar el licor de cacao debe ser enorme, y además debe estar finamente refinado y a una temperatura de 55 ºC aproximadamente.

Ni hablar de las mesas vibradoras de moldes, en los que han usado desde un taladro hasta distintos tipos de motores para generar movimiento e intensidad. Así como también, de otras refinadoras, hornos tostadores “Frankenstein” como le llama Jean Letondeur, entre otros.

Ha sido una grata experiencia compartir tan de cerca con estos paisanos y observar el desarrollo de cada una de sus máquinas caseras. Al final, siempre llegamos al punto en donde no solo es importante solventar la necesidad de producción actual, lo interesante, también será cuantificar la capacidad de producción que puede ofrecer, el rendimiento y el desperdicio mínimo generado usando estas ingeniosas máquinas caseras.

  • Mileidys Nieves es ingeniero en procesos industriales y directora principal de Chocolatera Icoa 1489 CA.