Crucial

In EDITORIAL, NOTICIAS, Sin categorizar by Juan Pablo

Tal vez no sea la más acorde con las fiestas, pero pulula entre nosotros como una certeza. “Crucial” es una palabra dramática, definitiva. Y es que se parece tanto a la Venezuela que vivimos hoy que resulta imposible pasarla por alto.

La historia de nuestro país atraviesa un ciclo nunca antes vivido, los aires que se respiran no son precisamente los más célebres, hay tensión, expectativa y la desesperanza suele tocarnos la puerta a menudo.

Hay un proverbio chino que reza: “La crisis es oportunidad”. A esa sabiduría nos apegamos en Viva el Cacao. Cristo lo sentenció: “De la boca sale lo que del corazón procede”.

Venezuela duele, se convierte en un nudo en la garganta que desemboca en las mejillas, pero es un dolor con una belleza oculta, una belleza que nos revela que estamos vivos y que hay tanto amor dentro de nosotros… A través de nuestro primer año al aire y de dos navidades junto a ustedes, hemos sentido todo ese amor, en cada tableta, en cada cosecha, en cada foro a casa llena, en cada inquietud, en cada nuevo emprendedor que decide no rendirse, vestirse de oportunidad y parársele firme a la calamidad para decirle “aquí estoy, y aquí sigo”.

Hemos conocido a un venezolano valiente, luchador, creyente y amante de su cacao, de la tierra, del chocolate y de la excelencia.

Levantamos la alfombra y descubrimos el lado oscuro de un mundo mágico. No todo es dulce, hay mucho qué enfrentar, pero a pesar de eso la nobleza de nuestra semilla lo vale. El cacao venezolano es una fiesta de colores al sol que nos invita a bailar en la alegría.

Como niños, decidimos un buen día que íbamos a dedicarnos a ser felices, que nos arroparíamos con la sombra del árbol más fantástico de todos. Para nosotros esa reflexión de vida se traduce en rodearnos de cacao y chocolate.

No ha sido fácil, aún vamos tras el Santo Grial del conocimiento, pero ha sido un trayecto tan interesante como fabuloso, hemos crecido, nos hemos vuelto más humanistas. Es el efecto de tocar la tierra con las manos.

A veces, y también como lo hacen los niños, nos gustaría tener la varita mágica que lo resuelve todo de un chasquido. No es así, Sin embargo estamos convencidos de que el secreto del éxito, aunque tarde en llegar, se resume en trabajo, constancia, lealtad, educación y libertad. No es una fórmula rápida, pero sin duda, es infalible cuando la convertimos en nuestro norte.

No sabemos lo que depara el año que viene; el 2018 expide sentimientos encontrados entre lo que deseamos y lo que pareciera ser una realidad inminente, pero luchar no es opcional, hay que hacerlo con todo, con la fe y con nuestra preparación, esa que nos sacará de las tinieblas, porque si hay algo que vence las sombras es el conocimiento.

Que la felicidad invada nuestros hogares, que la luz del Señor ilumine nuestros campos, que cada mazorca de a luz nuevas esperanzas, que nuestro chocolate siga sabiendo a gloria y que toda la bondad cubra nuestro país. Que la crisis nos lleve al éxito y que nuestro corazón proceda la humildad necesaria para alcanzar el amor.

¡Feliz Navidad!