Decisión y actitud

In EDITORIAL, NOTICIAS by josemiguel

Cuando se cree en lo que se siente, muchas cosas pueden pasar. Creer en Venezuela es una gran prueba de fe, un reto para los emprendedores, un motivo para seguir adelante.

A simple vista el país nos pinta un escenario triste y desolador. Cada día es, para el venezolano, una prueba de fuego a la paciencia y la sensatez. Es muy común encontrar gente que le huye a estas fechas alegando que debido a la crisis, ya no hay nada qué celebrar. La Navidad pareciera haber perdido su brillo, su razón de ser. Pero no es así, afortunadamente no lo es.

Más allá de las grandes fiestas que ya muchos no pueden hacer, o de los viajes largos de placer que quedaron en el pasado, o de la compra de obsequios costosos y cenas de lujo, siempre que recordemos la esencia real de la Navidad encontraremos el bálsamo que busca el alma: celebramos el nacimiento de la redención, el perdón, la honestidad de un hombre que vino a mostrarnos el poder del amor, a confirmarnos la existencia de Dios, y para fortuna de todos, ese Dios no vive sobre las nubes, sino en cada corazón que reconoce su luz. Es entonces cuando surge el gran milagro del agradecimiento, y logramos ver que a pesar de todos los obstáculos -muchos, por cierto- seguimos teniendo razones para elevar los ojos al cielo y decir “Gracias”.

Gracias, Señor, por cada emprendedor que en medio de la debacle, encuentra una oportunidad de crecimiento sin huir de la adversidad.

Gracias, Señor, porque nacimos en el país cuya tierra guarda el mejor cacao del mundo, la joya que mueve la alegría en un sabor, en la palabra “Chocolate”.

Gracias, Señor, por cada ingeniero agrónomo, productor, chocolatero, aprendiz, empresario, profesor, industrial, diseñador de empaques, cocinero, artista, embajador del cacao y del chocolate dentro y fuera de nuestras fronteras que lleva el nombre de Venezuela bien en alto.

Gracias, Señor, porque en el corazón de cada persona dedicada al cacao existe la inocencia, la candidez, la nobleza necesaria para hacer de esta semilla el futuro de Venezuela.

Desde Vivaelcacao.com tenemos mucho por qué agradecer y creer, lo que hemos encontrado ha sido maravilloso y a la vez complicado. Tenemos mucho qué proyectar y mucho qué sembrar, empezando por la educación del venezolano en torno a su propio cacao. Es una tarea que asumimos con gusto, un reto que nos mantiene entusiastas.

Creer es una decisión. Agradecer es una actitud.

Gracias a todos nuestros lectores por permitirnos ser parte de su día a día. Que la magia del amor de Jesús colme nuestros hogares y nos llene de esperanza, y que el 2017 sea un año de redención, de fuerza interna y de mucha sabiduría.

¡Feliz Navidad!