Ecosistema de emprendedores, idea con sabor a éxito y aroma a chocolate

In APORTE EMPRESARIAL, NOTICIAS, RESPONSABILIDAD SOCIAL, Sin categorizar by Juan Pablo Crespo

Por: Yuly Carreño
Fotos: Liliana Elías / Jone Troconis

Si algo tiene de especial el cacao venezolano es que une esfuerzos, crea oportunidades y mantiene esperanzas; y justo ese es el propósito del proyecto social denominado “Ecosistema de emprendimiento de cacao y chocolate”, adelantado por la Asociación Civil Trabajo y Persona, la Federación de Cámaras Binacionales de Comercio e Industria del Espacio Económico Europeo (Fedeuropa), la Cámara de Comercio Venezolano-Italiana (Cavenit) y la Cámara de Comercio, Industria y Agricultura Venezolano-Francesa (Cciavf).

Según lo destaca el documento de presentación del proyecto, se trata de una iniciativa que busca, “contribuir a la disminución de la pobreza y las desigualdades a través de la generación de programas de formación y unidades formativas- productivas sostenibles”, para así colaborar con el desarrollo del sector cacaotero y chocolatero en Venezuela, tomando en cuenta su gran potencial reconocido dentro y fuera de nuestro país.

El presidente de Cavenit, Alfredo D´Ambrosio, dirige una cámara mundialmente famosa por su apoyo al sector chocolate.

Trabajo previo

En contexto, cada una de estas instituciones ha estado trabajando en el sector del cacao y el chocolate mediante diferentes programas. Así por ejemplo, entre el 2012 y el 2014, Cavenit y la Asociación Trabajo y Persona realizaron un proyecto financiado por la Unión Europea que benefició a 651 pequeños productores y 425 mujeres emprendedoras del chocolate en el estado Miranda.

Cavenit ha participado también en importantes eventos como el ChoccoLatino (2007), Choccocaribe (2008) y ChoccoAndino (2010), además ha organizado el Chocco Venezuela (2009, 2010, 2011, 2014) y otros eventos del sector chocolate; así como puesto en práctica el intercambio de maestros chocolateros venezolanos e italianos entre ambos países.

Desde el 2011 la Asociación Civil Trabajo y Persona ha desarrollado el Programa Emprendedoras del Chocolate en Mérida, Miranda y Valencia, a la par de otros programas y alianzas con universidades y centros de capacitación.

Mientras que desde el 2014 la Cciavf realiza eventos anuales de capacitación en pastelería y chocolatería con participación de maestros franceses, logrando que Venezuela fuera el país invitado en el evento Sens&Chocolat de París (2016).

Con base en estas experiencias previas, se consuma entonces el proyecto de gran impacto “Ecosistema de emprendimiento de cacao y chocolate”, resultado de un arduo trabajo en equipo que se inició desde hace más de un año y que arranca en el mes de octubre de 2017 de manera simultánea en seis estados  del país: Mérida, Lara, Carabobo, Aragua, Gran Caracas-Miranda y Sucre (Carúpano y Río Caribe).

Alejandro Mauris explica que el proyecto le da prioridad a mujeres de escasos recursos y madres adolescentes.

Mujeres y jóvenes del chocolate

Como vocero de la Asociación Civil Trabajo y Persona, Alejandro Marius, explica que el perfil de los participantes en este proyecto está, en primer lugar, en mujeres de escasos recursos (estratos D y E), entre ellas madres adolescentes, y en segundo lugar, jóvenes que por uno u otro motivo han desertado del sistema escolar.

Con el proyecto se pretende empoderar a ambos grupos en tres áreas de acción: capacitación, a través de diferentes programas de formación gratuita que les permitan trabajar en el sector del cacao y el chocolate; sostenibilidad, consolidando propuestas para que puedan producir y comercializar los productos que elaboren; y visibilidad, al generar redes que contribuyan a difundir el valor del trabajo en este sector.

Para el desarrollo de este gran ecosistema se contará con el financiamiento de la Unión Europea y la participación de al menos 61 aliados en todo el territorio nacional, además del apoyo de María Fernanda Di Giacobbe, ganadora de la edición 2016 del Basque Culinary World Prize, como la gran representante y mentora del cacao venezolano.

Se incluyen también universidades, fundaciones, empresas, gremios, alcaldías y centros de capacitación laboral. Seis de esos centros (uno por cada región) funcionarán como laboratorios o escuelas de chocolate, donde además de los profesores a cargo de las “unidades formativas productivas de chocolate”, un maestro chocolatero apoyará con su experiencia en las actividades programadas.

Las cifras de esta importante iniciativa dan fe de su alcance: 600 mujeres, 1.600 jóvenes, 104 profesores de centros de capacitación laboral, 30 profesores de educación superior, 6 maestros chocolateros y 32 pequeños y medianos productores cacaoteros, entre otros.

El chocolate al servicio del desarrollo socioeconómico.

Llegando lejos

La tendencia del Bean to Bar, que ha tenido un vertiginoso crecimiento en Venezuela, también está contemplada dentro del proyecto. Los participantes estarán en capacidad de consolidar colecciones de chocolate que destaquen las características de la semilla de acuerdo con su zona de origen, pero que por encima de ello sean sustentables económicamente.

Como parte del proyecto, también se prevé la realización de un Gran evento del Chocolate Euro Venezolano, catas de chocolate con impacto social y un concurso nacional de chocolate artesanal, de forma que sea reconocido el esfuerzo de los participantes.

Marius señala que “este proyecto quiere demostrar que si hacemos las cosas juntos podemos llegar más lejos…, los europeos tienen el chocolate, pero no el cacao, nosotros sí y vamos a aprovecharlo como identidad nuestra que es”.

Así, en medio de la difícil situación país que hoy en día afecta a Venezuela, este ecosistema se vislumbra como un proyecto esperanzador que apuesta por lo nuestro. Marius considera que a pesar de las dificultades, las oportunidades de nuestro cacao son numerosas; y por eso cree en la importancia de “estar listos para competir y entender el valor del fruto para sumar al desarrollo del país”.

Un verdadero reto en estos tiempos de turbulencia. Pero como alguien una vez dijo, “todo el que ve la oportunidad en la adversidad y la aprovecha saldrá ganando”, y ya se ha demostrado que con el “alimento de los dioses”, ganamos todos: empresas, productores, emprendedores, fundaciones, investigadores y, en general, todo aquel que disfruta de ese chocolate que apenas al abrirlo ya desprende el sabor y aroma al mejor cacao del mundo.

Redes sociales de interés:
@trabajoypersona
@cavenit
@cciavf
@alemarius