El arte de contextualizar el proceso industrial en lo artesanal

In OPINION by Juan Pablo Crespo

Por: Ing, Mileidys Nieves / icoa1489@gmail.com

Elaborar chocolates artesanales implica un proceso que se desarrolla con poca tecnología, muchas manos y exclusivos insumos. Gran parte de estos productos se preparan en lugares acogedores cerca del hogar con permisos sanitarios (si lo tiene).

Debido a la actualidad socioeconómica de nuestro país Venezuela, se observa cada vez más en los estantes comerciales de tiendas o mercados, la colocación de productos con etiquetas  bajo un sello que imprime “Producto artesanal” o simplemente “Gourmet”.  Dichas etiquetas contienen información muy básica, por no decir que en algunos casos se limitan a colocar el nombre del producto, contacto y por supuesto su particular sello “Producto artesanal”. Sin embargo, eso me genera la inquietud acerca de la calidad de estos productos, ya que la misma no solo está basada en un bonito empaque y/o buen gusto del cacao, también hay otros factores que están implicados directamente en el procesamiento, tales como los parámetros de control y registro. Alguna de ésta información pudiera llegar al consumidor final para que él pueda medir su calidad y a su vez, estar consciente de lo que realmente está adquiriendo.

 A diferencia de todo esto, el proceso industrial para la fabricación de chocolate consiste en una serie de etapas, por lo general, estandarizadas por normas y procedimientos. De esto último, la calidad juega un papel muy importante, ya que implica el cumplimiento de éstas, asegurando y controlando los procesos, mediante un análisis y verificación constante en cualquieras de sus etapas. Siempre se registra tales parámetros como: la temperatura ambiente, humedad relativa, temperaturas de trabajo, conformidad de parámetros, entre otros. Así como también, dependiendo de la dimensión de la empresa, existe un laboratorio de análisis de muestras dotado con equipos que permite validar parámetros físico-químicos, y si cuenta con los recursos suficientes, le adicionaremos, otros dos laboratorios para microbiología y análisis sensorial.

De tal manera que, el artesano quizás no cuenta con un músculo financiero para tener una empresa con todos los implementos. Así como tampoco para dotar de equipos, materiales e insumos en un espacio destinado a tener su propio laboratorio de análisis de muestras. Lo que sí es cierto, es que puede tener conocimiento acerca de las etapas del proceso desde el cacao hasta el chocolate, y todo lo correspondiente a los términos de calidad. Actualmente, existen al menos 10 charlas o talleres al mes, en el área metropolitana difundiendo lo que implica esta temática.

 Por ejemplo, nuestra compañía Chocolatera ICOA 1489 tiene la misión de fomentar el conocimiento de nuestro cacao y chocolate venezolano en toda la región del país y el mundo, contribuyendo a mejorar los procesos productivos de nuestros clientes. Esa es nuestra razón de ser actualmente, comparto mis experiencias profesionales con los artesanos y productores, para que puedan establecer sus etapas de acuerdo a los procesos, medir los parámetros de calidad con el mínimo de equipos, si los hubiera diagnosticar sus fallas  y mejorar continuamente.

¡Hasta la próxima!

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone