El chocolate no escapa a las impresoras 3D

In NOTICIAS, Sin categorizar, TECNOLOGIA by Juan Pablo Crespo

Juan Pablo Crespo / @juanpamark

Si tocara hacer una lista de los sectores tecnológicos que más han despuntado en los últimos años en el mundo, sin duda que el de las impresoras 3D debe estar entre esos apuntes.  Ahora bien, si innovación y chocolate se cruzan en este camino, entonces el resultado debe tener valores agregados imperdibles y casi que infinitos.

 Aunque todavía en desarrollo, las impresoras 3D son un invento revolucionario con miles de usos para distintos campos de la vida. Desde un pequeño engranaje hasta una prótesis pueden ser producidos a partir de estos aparatos. Incluso existen impresoras 3D diseñadas para obtener las piezas que se requieren para fabricar una cámara fotográfica o partes de un automóvil.

 Hablamos de elementos rígidos y por lo general de plásticos, aunque ya existen las máquinas capaces de imprimir en fibra de carbono y metal. Pero también son máquinas útiles para moldear estructuras de tipo temporal como postres y dulces. Esto último permite lograr diseños con perfil artístico que resultaría imposible o muy difícil de lograr a mano.

  Uno de los tantos ejemplos que pueden existir en materia de chocolate lo representa una impresora 3D desarrollada por científicos de la Universidad de Exeter, en el Reino Unido. Allí los expertos confeccionaron un aparato que imprime cualquier figura que previamente haya sido creada en una computadora. Eso por supuesto no es novedad en el mundo de la impresión 3D, lo novedoso radica en que la impresora controla los ciclos de calor y enfriamiento que se necesiten para trabajar con el chocolate.

La creatividad gana con las impresoras 3D de chocolate.

Experiencia del mañana

Pero lo último que se ha conocido fue presentado en enero pasado por la compañía franco-belga Barry Callebaut, en alianza con la empresa de impresión tridimensional byFlow. Pascale Meulemeester, portavoz de Barry Callebaut explicó que la impresora en cuestión está llamada a producir lo que para ella será “la experiencia del chocolate del mañana”.

El prototipo fue presentado en un acto a los reyes de Bélgica, Felipe y Matilde, durante una visita oficial que la pareja realizó a Holanda, específicamente en el High Tech Campus Eindhoven, donde se concentran más de 150 empresas e institutos, así como unos 10.000 investigadores, desarrolladores y emprendedores que trabajan en el desarrollo de distintas tecnologías y productos.

La portavoz detalló que se trata de una tecnología disruptiva que cambiará la manera en que se despliega el comercio minorista y que tendrá además un impacto de largo plazo en diferentes segmentos del mercado. En este sentido apuntó que “creemos firmemente que también lo hará en la confitería”.

El monarca belga, Felipe, impreso en chocolate.

Monarca achocolatado

En el evento, Barry Callebaut imprimió como ejemplo el retrato en chocolate del monarca. Cabe apuntar que laimpresora no ha llegado todavía a su fase comercial.

De esta manera tecnología y chocolate se fusionan y labran un camino que apenas comienza. Innovación, arte y chocolate a la orden del día.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone