El movimiento del cacao

In OPINION by Juan Pablo Crespo

Por: Gabriel Márquez / gmciclic86@gmail.com

Para nadie es un secreto que vivimos verdaderos tiempos de crisis, sin embargo, este tipo de eventualidades nos revela cuáles son los orígenes de nuestras fortalezas históricas. Esas virtudes ancestrales que por una u otra razón nos permitimos olvidar con el paso del tiempo.

La crisis nos ha revelado las grandes oportunidades que nos puede brindar nuestro cacao, porque el cacao venezolano no es solo un fruto con el que se puede hacer chocolate. El cacao venezolano  tiene un genotipo tan diverso como nuestra idiosincracia, en él converge origen y cultura de una manera tan sublime como lo son sus finos aromas y sabores.

Quizás, aún no es del todo visible, pero actualmente se está generando un “movimiento”, el movimiento del cacao se está gestando, pero ya es indetenible. Este no solo busca rescatar ese legado primigenio que representa el fruto histórico. También busca llevarlo a niveles a los que nunca antes había llegado.

El movimiento se atreve a crear chocolates bean to bar, a rellenar las coquillas que nos brinda la técnica belga de la bombonería con  la gastronomía nacional. A crear mercados y a educar a los consumidores para que sepan lo que es un “verdadero chocolate”, a enseñar a adultos y niños las diferencias entre un cacao criollo con los forasteros y trinitarios. En el movimiento del cacao, hay chocolateros aprendiendo a polinizar, ingenieros mostrando su creatividad en colorimetría para bombones, artesanos diseñando su propia maquinaria.

Y lo mejor de todo, es que es un verdadero movimiento en todo el sentido de la palabra, es colaborativo y unificador. Cocineros, industriales, agricultores, artistas, licenciados y un largo etc, todos unidos por un fin común, el lema es “juntos somos más, porque hay mucho trabajo por hacer”.

 Un vivo ejemplo de lo que comenté anteriormente, es el humilde servidor que escribe este post. Licenciado en química, con más de 6 años de experiencia en la industria farmacéutica y cosmética, pero decidí usar lo que sé, y dedicar mucho tiempo para aprender parte de lo que no sé del mundo del cacao y del chocolate, con la finalidad de emprender y ser parte del movimiento del cacao. Actualmente, estoy desarrollando tres proyectos que involucran cacao, chocolate y educación. De los que entre otras cosas les estaré informando semanalmente en este espacio.
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone