El Plan Cacao

In OPINION by Juan Pablo0 Comments

Por: Jorge Redmond Schlageter

En octubre del año 2010, ante presiones de una posible intervención del gobierno en el sistema cacaotero nacional, promovimos una reunión en el Hotel Ávila donde nos encontramos los Productores, los Exportadores  y la Industria procesadora de cacao. El objetivo era que entre todos tomar una postura de liderazgo sobre el sistema cacaotero para entonces diseñar y ejecutar políticas que condujeran a un crecimiento sostenible del circuito.

De ese encuentro salió lo que denominamos el Pacto de Ávila, un paso muy positivo que acercó a las partes y abrió la puerta para entrar en una nueva era del Cacao Venezolano. Como parte de ese nuevo entusiasmo, desempolvamos un proyecto denominado El Plan Cacao que se había elaborado en los años 90 para elevar la producción de cacao en el país de unas 14,000 TM a por encima de 85,000 Tm en un periodo de 15 años.

“Cuando se sustituya una política oficial de control por una de desarrollo, el país se reactivará y podemos demostrar que somos una gente capaz de enfrentar y superar los retos que tenemos por delante”.

Este plan incluía desestimar unas 10.000 hectárea en zonas de difícil acceso y con suelo poco adecuados, la rehabilitación de unas 30.000 hectáreas a nivel nacional y la incorporación de 15.000 hectáreas nuevas, sembradas con nuevas tecnologías enfocadas a un alto rendimiento.

Consultamos con entes de financiamiento como el Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco Mundial las posibilidades de financiar un proyecto de esta naturaleza, y recibiendo respuestas muy positivas ya que nuestro país no había acudido a estas entidades multilaterales para financiar proyectos de desarrollo. La única exigencia: que el gobierno de Venezuela certificara que este proyecto constituía parte integral de una política oficial. 

Pues, el proyecto murió antes de nacer, el gobierno revolucionario desestimo la importancia de un proyecto de esta naturaleza. La iniciativa privada no estaba incluida en los grandes planes de desarrollo de la nación.

Mantenemos vigente proyecto, pues su impacto en el mundo cacaotero podría devolverle a Venezuela un liderazgo que una vez disfrutaba y que debemos empeñarnos a recuperar. Cuando se sustituya una política oficial de control por una de desarrollo, el país se reactivará y podemos demostrar que somos una gente capaz de enfrentar y superar los retos que tenemos por delante.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Leave a Comment