Emprendimiento en chocolate de la mano de Martina Grimaldi

In NOTICIAS by josemiguel

Juan Pablo Crespo

Fotos: Irais Mejías / Liliana Elías

Adversidades, oportunidades y emprendimiento caminan de la mano, por lo menos así lo creen quienes están convencidos que cuando sopla en contra la creatividad puede poner a volar más de una idea en medio de la tormenta…

Y si esa idea está relacionada con el chocolate, entonces estamos ante la posibilidad de emprender dulces caminos hacia el éxito. “Un emprendedor siempre ve oportunidades donde otros no las ven. Recordemos el proverbio chino que dice que “cuando hay fuertes vientos unos construyen muros, mientras otros construyen molinos”, nos apunta Martina Grimaldi, la profesora invitada del Instituto de Estudios Superiores de Administración    IESA (sede  Maracaibo), experta en emprendimiento, modelos de negocios, procesos de producción y todo lo relacionado con la cadena de valor de una empresa.

Conversamos con Grimaldi aprovechando que participó en un conversatorio sobre Cacao y chocolatería: Emprendimiento venezolano, organizado por Xocolata a propósito de su sexto aniversario. “En toda iniciativa el emprendedor representa el 50%, esto pasa por la visión y la pasión que esa persona deba tener para desarrollar un proyecto diferenciador”, comenta la licenciada en química con estudios avanzados de gerencia y especialidades en campos como coaching, dirección de equipos y control de calidad.

Movimientos como Bean to bar, Tree to bar o Bar to bar y otras iniciativas han -de alguna manera- reimpulsado los emprendimientos en chocolate en Venezuela, donde crecen los que son considerados los mejores cacaos del mundo para la elaboración de chocolates y otros productos derivados del grano.

Tenemos la gran ventaja de poseer el mejor cacao del mundo, no tenemos que salir a buscar nada fuera

Recurso propio

“El cacao es un recurso propio, no tenemos que salir del país para buscarlo en otras latitudes, como sí deben hacerlo, por ejemplo, en Europa. Parte de los mejores chocolates del mundo se producen con cacao venezolano. Entonces lo que sí tenemos que buscar son esas oportunidades que en materia de chocolate se puedan presentar”, señala la experta antes de lanzar una pregunta para la reflexión: ¿Por qué nosotros no podemos ser los primeros en sacarle provecho a nuestra tierra para el emprendimiento en chocolate?  Luego, pensando en grande, fue más allá: “¿Y por qué no producir un bombón hecho en Venezuela para los exigentes mercados internacionales?“.

Recomienda la consultora que una vez que una persona se identifique como emprendedora, debe comenzar a visualizar esa idea factible. En este sentido afirma que hay que pensar en los recursos económicos, humanos y físicos que se requerirán, en los proveedores y hasta en los canales de distribución. “Se trata de un modelo de negocios que debe escribirse”.

Testear aundiencias y mercado

Pero antes de llegar a ese potencial cliente chocolatero, “es importante determinar el segmento de clientes para apuntar en la dirección correcta. Al principio es recomendable comenzar en pequeños mercados para ´testear´, experimentar aguas adentro con familiares, amigos, compañeros de trabajo o vecinos. Esta etapa nos brinda la oportunidad de quitar, agregar, subir o bajar, en fin, mejorar nuestro producto antes de salir formalmente a la calle a vender al segmento identificado”.

Sobre el área de emprendimiento en chocolate como tal, Grimaldi explica que todas tienen sus potencialidades, pero que dependerá de cómo se quiera proyectar el negocio, de su ubicación y los recursos disponibles por parte del emprendedor. “Creo que yo apostaría por la bombonería por su potencial de mercado. Además que pueden ser llevados a otras latitudes, regalar una caja de bombones saca de apuros, es un bonito detalle y no hay nada más sabroso que comerse un chocolate combinado con frutas, semillas, nueces, solo o un toque de licor. Se escapa a la imaginación la búsqueda de mezclas y aromas”.

Bombones, ¿por qué no?

¡Viva el chocolate!

Grimaldi está convencida que en el emprendimiento en chocolate el apoyo a los proveedores es clave porque sin ellos no existiría el delicioso manjar.

En tal sentido, Lía Bermúdez comenta a Vivaelcacao desde el Centro de Arte de Maracaibo que “ningún emprendimiento en chocolate tendría sentido o futuro si no respaldamos a quienes cultivan el cacao, para que así puedan hacerlo de la mejor manera posible y el cacao en consecuencia conserve y potencie sus exquisitas propiedades de aromas y sabores; y que se reflejan en esos productos de chocolates elaborados aquí en Venezuela”.

El emprendimiento en chocolate es, definitivamente, una mezcla de pasión y visión que, al igual que cualquier otra empresa, debe ser analizada en cuanto a audiencia, entorno, productos a ofrecer, calidad y alcance. Si a eso le agregamos pasión y visión, entonces el éxito estará a la vuelta de la esquina.