La diversidad fenotípica del cacao en Canoabo

In OPINION by Juan Pablo Crespo0 Comments

Por: José Vicente Hernández  Autorino

El sector Canoabito de la parroquia Canoabo es donde se concentran la mayoría de los cacaotales del sector. Solo basta con adentrase en los hermosos bosques en los que se encuentran de las plantaciones de cacao para percibir la diversidad de tamaños, formas y colores que poseen los cacaoteros, y que guardan en su interior el mayor de los tesoros canoaberos: cacaos acriollados con almendras de aromas finos y sabores tropicales.

Sin embargo, como se ha comentado en escritos anteriores, nos encontramos en un proceso de rescate de nuestros materiales genéticos para que sean reconocidos en Venezuela y el mundo como una “variedad certificada”. Y como parte de ese proceso, es necesario identificar plantas con características fenotípicas promisorias en función de su potencial criollo. En este sentido, la Línea de Investigaciones Agroecológicas y Educativas (LIAE) en conjunto con Plan Cacao Nestlé y los productores locales, ha emprendido un estudio para la caracterización de materiales promisorios de cacao en las plantaciones de Canoabo. Las características observadas en el estudio son las siguientes: color de los brotes nuevos (cogollos), forma del fruto, forma del ápice del fruto, constricción basal, número de semillas, color interno de las almendras, longitud del fruto, diámetro total, diámetro interno, profundidad del surco primario, profundidad de surco secundario, número de mazorcas, presencia de Escoba de Brujas.

Hasta la fecha, se han observado 40 individuos en las siete principales haciendas de Canoabo, a saber: La Trilla, Guineo, Primavera, San Cayetano, Águila Dorada, Los Bellera y Los Henrique. Entre los resultados preliminares relevantes se encuentra que el color dominante de las almendras es violeta claro, aunque existen materiales con almendras totalmente blancas, que indican la presencia de genética criolla factible de rescatar a través de selección. Otra característica relevante es la cantidad de semillas por mazorca, la cual oscila entre 20 y 53; indicando que hay materiales bastante criollos y también otros bastante forasteros. Es importante destacar que el estudio tiene previsto hacer análisis de ADN a las plantas observadas, para poder tener un perfil definitivo de las mismas y describir genéticamente el cacao Canoabo, a fin de reconocer formalmente esta variedad de alta calidad organoléptica para la industria cacaotera venezolana.

  • José Vicente Hernández Autorino es licenciado en educación agropecuaria y profesor de la Universidad Simón Rodríguez.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Leave a Comment