Por: Liliana Elías y Angélica Pavani

Amanecimos con esperanza, sí, en un país donde todo pareciera apuntar a la incertidumbre, por alguna razón despertamos llenos de agradecimiento, con un remanso de tranquilidad necesario. Quizá Dios, en su infinita misericordia nos regaló mientras dormíamos un soplo de fe, un aliento para seguir adelante.

Y es que Venezuela es tan bella y generosa que es imposible estar triste por mucho tiempo.

Este día es especial, simboliza el nacimiento del Salvador, el que con sus enseñanzas nos rescató de la oscuridad, el que nos dio una guía práctica de vida basada en el perdón, la libertad de espíritu y el amor.

“Amarás a tu prójimo como a ti mismo”, inicia esa guía, es la frase que nos muestra que la compasión, el poder ponernos en los zapatos del otro, es tan importante como el valor que nos damos, y que es vital amarnos para poder hacerlo con los demás, amarnos desde la humildad y la sencillez, dar lo que somos.

Milagro de Navidad

Las religiones, y aquellas filosofías de vida que no se consideran tal, nos transmiten un mismo mensaje: agradece y da. Es por eso que en Viva el Cacao quedamos cautivados cuando nos propusieron ser parte de esta iniciativa tan bella que inundó de alegría y sonrisas a los niños de Patanemo, sector ubicado en el estado Carabobo, donde las playas y el cacao reinan bajo un mismo sol.

Y es que a los niños de esta localidad los sorprendió “Un regalo en Navidad”, actividad realizada el pasado 21 de diciembre por CacaoShares.com @cacaoshares, Corporacion Cacao San Francisco SA, @cacaosanfrancisco,  Fundación UNISEA @fundacionunisea, Universidad Central de Venezuela @ucvzla, Valle 69, @valle69chocolate, The Pastry Shop CA, @thepastryshopca inversiones Gio Mary C.A. Geoambiente CA, y Viva el Cacao, por supuesto, junto a una comunidad entusiasmadísima por la buena nueva.

Los pobladores nos recibieron con un ambiente de alegría y festividad: una muestra artística de bailes y obras teatrales relacionadas a la época decembrina a cargo del grupo de Danza de Patanemo  y del colegio del sector de Primavera.

Tras las actividades propias del evento llego el momento tan esperado por los más pequeños de la casa: la llegada de Santa Claus! Acompañado de su burrito sabanero y sus mochilas llenas de juguetes llevó 200 regalos a los chipilines, quienes ni cortos ni perezosos demostraron su genuina felicidad.

Una jornada de emociones,  con sorpresas y reconocimiento al trabajo de los productores por todo un año de esfuerzo y perseverancia en las laborares agrícolas.

Por la Facultad de Ciencias y Tecnología de la UCV, la profesora Elevina Pérez, junto a los protagonistas de esta actividad (los curiosos y super despiertos niños) impartió en la Escuela Básica de Primavera el taller “Del Árbol de Cacao al Chocolate” a los alumnos de 5to. y 6to. grado, con apoyo de la directora Maglys Rios del plantel y las maestras de los grados mencionados.

Nuevamente, la importancia de la educación se hace presente en las generaciones más jóvenes, demostrando que aprender puede ser tan divertido como provechoso.

El esfuerzo y la alegría se conjugaron por el bienestar de decenas de niños, hoy, los de Patanemo, mañana podrían ser los de quienes nos leen. Desde nuestra ventana agradecemos que nos involucren en vivencias tan conmovedoras.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here