Lleno total en inicio del Primer Festival del Chocolate de Mérida

In EVENTOS, Sin categorizar by Juan Pablo Crespo

Juan Pablo Crespo / @juanpamark
Fotos: Liliana Elías

Con asistencia masiva, una organización impecable y mucho entusiasmo arrancó este viernes 20 de octubre el Primer Festival del Chocolate de Mérida 2017, un evento que en su estilo se encamina a marcar pauta en Venezuela, un país reconocido mundialmente por poseer uno de los mejores cacaos del planeta, como el que crece por el Sur del Lago.

La hospitalidad y orgullo del merideño por su semilla y sus chocolates se siente en cada rincón de la capital del estado andino. Expertos de la región y de otros 12 estados dijeron presente y dieron inicio a una serie de talleres que se extenderán durante todo el viernes.

 

La primera ponencia estuvo a cargo del profesor Luis Ramírez.

Un Criollo bien venezolano

El primero en tomar la palabra fue el profesor Luis Ramírez Méndez, de la Universidad de Los Andes (ULA), con la ponencia “El cultivo del cacao a partir del Maruma”. Durante su intervención, en uno de los salones dispuestos en el Hotel La Terraza, Ramírez resumió su investigación sobre dónde se encontraba el cacao cuando se produjo el contacto con el lado hispánico. “A través de distintos documentos estudiados entre Venezuela y Sevilla (España) pudimos determinar que los bosques de cacao estaban en Mérida, en un sitio denominado Maruma, una zona que hoy corresponde a Arapuey, donde entonces habían más de 100 mil árboles de cacao cultivados por los indios quiriquires”.

Ramírez apuntó también que el declive de la producción de cacao en México impulsó la expansión del cacao del Sur del Lago por Venezuela. “En el siglo XVIII ya habían más de cuatro millones de árboles de cacao en Caracas y más de un millón 500 mil por todo el Sur del Lago”.

 

“El cacao fue manejado por los indígenas, no como una actividad económica, sino como su razón de ser, como algo propio de su cultura”.

Recordó el investigador que el cacao tipo Criollo proviene del Sur del Lago de Maracaibo, conclusión a la que se llegó tras pruebas mitrocondriales que se realizaron en Francia en los años 80.

 La organización del festival está a cargo de la Gerencia de Desarrollo Social y Turístico de la Alcaldía de Libertador de Mérida, el portal especializado Vivaelcacao, la Universidad de Los Andes, Chocolates La Mucuy, Chocolates Cayré, Andinos Biastró Café y parte de los más importantes hoteles de la capital merideña, además cuenta con el apoyo de Nestlé  Venezuela S.A.

 

Tres días de mucho cacao y chocolate venezolano en Mérida.

Luego tomó la palabra el también profesor Daniel Anido, en representación en Rafael Cartay, quien tendría una videoconferencia sobre Chocolate, origen, evolución y tendencias. Anido sintetizó la experiencia que determinó la conexión de Cartay con el cacao, un recorrido lleno de importantes proyectos. Uno de estos terminó en la realización de cuatro tomos (nunca publicados) acerca de  la caracterización del cacao venezolano.

“Cartay gusta destacar que los grandes industriales venezolanos, a pesar del potencial que tiene nuestro grano fino de aroma, no lo han utilizado como una herramienta unificadora y de fuerza exportadora, a diferencia de lo realizado por los pequeños emprendedores. Para Cartay también es clave trasmitir cómo el cacao fue manejado por los indígenas, no como una actividad económica, sino como su razón de ser, como algo propio de su cultura”.

 

“La finalidad de este proyecto fue conocer los parámetros físicos, químicos y organolépticos que permitían diferenciar el cacao fino del cacao corriente“.

Alexis Zambrano, también profesor de la ULA, apuntó hacia “Olores y sabores del cacao venezolano”. Zambrano explicó que se trata de una rueda de aromas y sabores del cacao que por estas tierras privilegiadas echa raíces, “uno de los productos del proyecto de calidad de la Organización Internacional de Cacao (Icco), que se desarrolló entre el 2000 y el 2006 con la participación de Venezuela, Ecuador, Papúa Nueva Guinea y Trinidad y Tobago. La finalidad de este proyecto fue conocer los parámetros físicos, químicos y organolépticos que permitían diferenciar el cacao fino del cacao corriente. En este sentido, hemos hecho varias investigaciones en torno a los parámetros químicos, hemos innovando tratando de correlacionar los resultados del análisis químico con el análisis sensorial. Por esta razón, se creó un panel a nivel nacional que permitió evaluar los cacaos en diferentes condiciones, solo en el caso de Venezuela”.

 

Rosa Spinosa, a cargo de la explicación de la Agenda 2030.

Otra experta presente en el ciclo de ponencias fue Rosa Spinosa, responsable de la Unidad de Gestión de Cacao de la Universidad Simón Bolívar. Spinosa explicó a los presentes las implicaciones de la Agenda 2030 en el sector cacaotero venezolano. La agenda en cuestión se plantea 17 objetivos con 169 metas de carácter integrado e indivisible que abarcan la economía, lo social y lo ambiental, compromiso adoptado por la Asamblea General de la ONU en 2015.

 

Carlos Osorio, CEO empresarial.

Otra de las intervenciones que acapararon la atención de los presentes fue la de Carlos Osorio, CEO empresarial que expuso acerca “De los costos al mercadeo, una visión técnica del negocio chocolatero”.

 

Liliana Elías presentó la ponencia Cacao y Periodismo.

Más adelante tomó el micrófono Liliana Elías, editora de Vivaelcacao, para detallar el trabajo realizado desde este portal especializado en cacao y chocolate venezolano en pro del desarrollo de ambos sectores y su proyección nacional e internacional. “Ha sido casi un año de constantes informaciones y noticias. Es importante dar a conocer y que se preserve la genética de nuestros cacaos, así como la historia y cultura que representan, pues la semilla va mucho más allá de lo gastronómico. Es como un diamante de múltiples caras que involucra también las facetas de la salud, la belleza o del empoderamiento socioeconómico de miles de familias”.

Elías afirmó que el cacao tiene el poder de humanizar a quien lo cultiva, a diferencia del petróleo, que se reduce a lo extractivo.

A media tarde, un ciclo enfocado en las buenas prácticas agrícolas le dio continuidad a la variada programación de un evento diseñado para toda la familia. José Vicente Franceschi fue el primero en abrir el taller con El cacao en la vida del venezolano y en el mundo, título de un libro de su autoría bautizado a mediados de año en Caracas. En su obra, entre otros fascinantes temas, el investigador se pasea por cómo el chocolate pasó a ser líquido y aristocrático hasta convertirse hoy en un producto de consumo masivo.

 

Pedro Torres, de Nestlé de Venezuela.

 Los conocimientos especializados se hicieron sentir también con la participación del ingeniero Pedro Torres, jefe de la Unidad Agrícola del Plan Cacao de Nestlé de Venezuela, empresa que desplegó su batería en Planes Sociales y Técnicos para las comunidades, Gerencia de Valor Compartido; y “El productor que queremos, viveros y poda”.

Cabe destacar que el Plan Cacao de Nestlé Venezuela es parte de la filosofía de la empresa para la Creación de Valor Compartido, como parte de un programa de apoyo integral al productor de cacao y sus familias, que incluye capacitación técnica, soporte para el mejoramiento de la finca y el acompañamiento social a través de los programas Niños Saludables Nutrir y Escuela del Sabor, que buscan el aumento de la calidad de vida del productor, incremento de la calidad del cacao y la sostenibilidad del cultivo a largo plazo.

 

Mileidys Nieves, de Chocolatera ICOA 1489.

Y como pez en el agua se sintió Mileidys Nieves conversando sobre la Experiencia del cacao al chocolate con Chocolatera ICOA 1489 CA, una empresa que asesora desde el punto de vista técnico y acompaña al productor, al artesano y al industrial, además ofrece capacitación en la materia. Nieves explicó los proyectos que viene desarrollando desde hace un año y dijo que los clientes se convierten en aliados para el crecimiento.

 

Rubén Carrero describió el trabajo realizado en Miranda en materia de chocolate en las comunidades.

Más adelante el testigo lo tomó Rubén Carrero, de la Gobernación de Miranda, uno de los estados con mayor producción de cacao en  Venezuela y de formación en chocolate para el empoderamiento de personas, especialmente de escasos recursos.

 

Vanessa Boscán deleitó con sus conocimientos en materia de “Bean to Bar”.

Igualmente tomó la palabra la chocolatera de Cacao de Origen Vanessa Boscán, a cargo de la filosofía “Bean to Bar” o del grano a la tableta.

 

José Vicente Franceschi y Álvaro Gómez.

 El sábado 21 continuarán los talleres y se inaugurarán el Salón del Chocolate y el Salón de Catas, ambos en el Hotel La Pedregosa, actividades que se extenderán hasta el domingo, día del cierre del festival que se ha convertido en un espacio para que todos los sectores de la cadena del cacao y el chocolate se encuentren en pro del desarrollo económico y turístico de Mérida.

 

Parte de los invitados especiales presentes en el festival achocolatado de Mérida.

 

Albe Gorrín y Martín Hans, en representación del estado Bolívar.

El Primer Festival del Chocolate de Mérida 2017 será propicio para la declaratoria del “Cacao Patrimonio Cultural”, reconocimiento a una semilla ligada a la historia del estado andino y toda Venezuela.

 

La Expoferia comienza este sábado.

 

En las redes:
F: @estivalchocolatemer
T: @FestivalMer 
#FestivalDelChocolate
#Mérida

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone