¡Los siete chocolates más sorprendentes!

In CURIOSO POR RARO, Featured, NOTICIAS by Juan Pablo Crespo

Por: María Ángela Valbuena

Algunos tuvieron una vida corta y otros se mantienen en el mercado, pero todos ellos son extraordinarios.

Apenas se venden 100 a 250 tabletas de chocolates To’ak según el año de cosecha, el tiempo y la barrica de añejado.

  1. To’ak, el más caro del mundo

En el valle de Piedra de Plata, Ecuador, existen plantas de cacao genéticamente puras, de la variedad Nacional, con un linaje de al menos 5.300 años. De este fruto y con métodos artesanales se producen los chocolates To’ak. Su nombre es una combinación de To (tierra, en quichua) y Sirak (árbol, en lengua barbacoa) y sus creadores son el austriaco Carl Schweizer y el estadounidense Jerry Toath.

La presentación es igualmente de lujo: cada tableta To’ak es atesorada en una caja de madera de laurel, que incluye un librillo con la historia de la marca, una guía para su cata y una pinza de modo que el producto mantenga todas sus propiedades organolépticas.

Una tableta de 50 gramos puede costar desde 250 hasta 345 dólares, dependiendo del año de la cosecha, el tiempo de añejado y la madera de la barrica; lo que le ha valido el títulodel chocolate más caro del mundo según las revistas Forbes y Fortune.

De venta en línea en toakchocolate.com y en tiendas exclusivas de Estados Unidos, Reino Unido y China.

Los ingenieros alimentarios de Callebaut continúan experimentando con chocolates resistentes al calor.

  1. Vulcano, el chocolate que no se derrite

El chocolatier suizo Barry Callebaut desarrolló en 2009 un chocolate que puede soportar temperaturas de hasta 55ºC sin perder sus propiedades, cuando la mayoría comienza a derretirse a los 30°C. También resiste bajas temperaturas sin ponerse como una roca. Su nombre: Vulcano.

Pero entonces, ¿cómo se derrite en la boca, si la temperatura corporal es de 37°C? El secreto está en la saliva, cuyas enzimas hacen que el chocolate pierda su rigidez.

El descubrimiento de Vulcano fue casual: los ingenieros alimentarios se dieron cuenta de que la base de cacao con la que trabajaban se había aireado en exceso y que, con ello, se podía trabajar un nuevo tipo de chocolate. Las burbujas de aire proporcionan una consistencia menos suave, pero más crujiente; además tiene un 90% menos calorías que el chocolate estándar porque contiene menos manteca de cacao.

Este chocolate revolucionario contó con tres presentaciones: oscuro, con leche y afrutado, en forma de relleno para barras de chocolate, bizcochos y pastelería. Dejó de producirse en 2012 por considerarse que el sabor no era lo suficientemente bueno; pero los experimentos continúan.

Esthechoc promete una piel tersa y luminosa al cabo de tres semanas.

  1. Esthechoc retrasa el envejecimiento

Resultado de 10 años de investigación en Cambridge y finalista en el Aesthetics Awards 2016 como Producto Innovación del año, Esthechoc asegura que puede ayudar a recuperar la salud de la piel y frenar el proceso de envejecimiento si se come una porción de 7,5 gramos al día durante al menos tres semanas.

Su poder reside en la combinación de dos de los antioxidantes más potentes conocidos: la astaxantina de algas Haematococcus Pluvialis  (6.000 veces más potente que la vitamina) y los polifenoles de Epicatequina de Cacao.

Los antioxidantes son los encargados de luchar contra los radicales libres, que producen el envejecimiento prematuro de las células y la piel además de ser responsables de la aparición de enfermedades como el cáncer.

Cada tableta de Esthechoc contiene 70% de chocolate y apenas 38 kilocalorías, sus antioxidantes equivalen al de una tableta de chocolate de 100 gramos (600kcal) y una ración de 300 gramos de salmón de Alaska (500 kcal).

De venta en línea por cajas para tratamientos de tres semanas ($55) o tres meses ($165).

Los compradores del inhalador de chocolate en Amazon.uk se muestran defraudados.

  1. Le Whif y AeroShot: chocolate que se inhala

Producido por Le Laboratoire, en Francia, Le Whif se define como “un delicioso nuevo acercamiento a la comida a través de la respiración”.

Fue ideado por el profesor David Edwards de la Universidad de Harvard en colaboración con sus estudiantes, diseñadores, ingenieros y empresarios, quienes trabajaron codo a codo en el ArtScience Labs de Edwardspara producir un inhalador que contiene cientos de miligramos de minúsculas partículas de comida.

Con Le Whif, el chocolate es rociado y saboreado en la boca sin necesidad de masticar ni tragar, por lo que no se ingiere ni una sola caloría. De allí que su lema publicitario sea “Tan dulce como el chocolate, tan ligero como el aire”.

Cada contenedor provee de 8 a 10 puffs o raciones, y viene en tres sabores: chocolate puro, con menta y con frambuesa.

Edwards creó un producto con idénticas características llamado AeroShot Chocolate®, así comootros inhaladores con propiedades energizantes sin éxito comercial.

Al Nassan, el embajador de los chocolates árabes, se hace con leche de camello y especias locales.

5. Al Nassma, hecho con leche de camello

Fundada en 2009 por el mandatario de Dubai, Jeque Mohammed bin Rashid al-Maktoum, la compañía Al Nassma, en asociación con la chocolatera austriaca Manner, es la primera y única en fabricar chocolates finos con leche de camello.

Considerada como “oro líquido” en el Medio Oriente, la de camello contiene cinco veces más vitamina C que la leche de vaca, la mitad de la grasa, menos lactosa y más insulina.

Los chocolates se hacen con especias locales, nueces y miel, sin preservativos ni aditivos químicos. Sus catadores los describen como “minerales” y “malteados”. “Al Nassma simboliza el distinguido gusto del mundo árabe y es un exquisito producto de alta calidad”, reza su web.

Se venden en tiendas gourmet y de lujo así como en hoteles en los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Omán, Japón, Estados Unidos y Reino Unido.

A pesar de las promesas de Lola, aún no se ha encontrado el remedio contra el apetito.

  1. Lola, el bombón que quita el hambre

Un equipo de científicos españoles de la Universidad de Alicante ha creado un bombón que, como por arte de magia, quita el hambre al instante. Su nombre es Lola, pesa 15 gramos y es de color verde.

Este novedoso producto es una mezcla de cacao peruano, jojoba y espirulina, un alga muy rica en nutrientes que, según sus creadores, produce en el organismo y de manera natural una sensación de saciedad inmediata.

Científicamente hablando, Lola produce una combinación bioquímica que incentiva la elaboración de fenilalanina, un aminoácido presente en el cerebro que activa a los neurotransmisores, como la colecistocinina (CKK, por sus siglas en inglés), que a su vez envía mensajes al cerebro y al aparato digestivo para avisar que el cuerpo ya está saciado, cortando de esta manera el apetito.

Lola fue presentada en sociedaddurante la Feria Alicante Natura 2009 con tres sabores diferentes: chocolate con leche, chocolate amargo y chocolate praliné con almendras. Se desconoce su paradero actual.

El chocolate más picante del mundo tiene una lista de advertencias y contraindicaciones médicas.

  1. Instant Regret, el más picante del mundo

La marca Firebox ha bautizado a su chocolate con chile “Arrepentimiento Instantáneo” y alerta en su caja: “No. Detente. No lo hagas”. Si aun así decide seguir adelante, prepárese para sentir que su lengua se derrite y sus lágrimas brotan sin cesar.

Instant Regret Chilli Chocolate, “una barra como ninguna otra”, contiene extracto de chile (capsaicina) en una proporción de 6.4 millones en la escala de Scoville (la salsa Tabasco y los jalapeños tienen un máximo de 5.000).

El producto está contraindicado a niños, ancianos, personas con problemas cardíacos; no debe comerse sin aviso ni cuando se conduce o maneja algún tipo de maquinaria, hay que lavarse las manos de inmediato y evitar el contacto con los ojos y proveerse de grandes cantidades de leche, yogur o bebidas refrescantes al momento del consumo; entre otras advertencias del fabricante. ¿Se atreve?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone