Martha Chapa: “El Bean to Bar es un movimiento afortunado”

In Sin categorizar by Juan Pablo Crespo

Juan Pablo Crespo / @juanpamark

Por su perfil natural, porque privilegia la calidad ante la cantidad y porque incide en el desarrollo económico al incorporar a pequeños productores, con nuevos empleos e inversión, el Bean to Bar “es un movimiento afortunado”. Así lo considera la escritora mexicana Martha Chapa, autora del libro “Cacao, la bebida de los dioses”.

En conversación con Vivaelcacao, Chapa, también considerada una de las artistas más importantes de la plástica contemporánea de México, dijo que la producción artesanal le ofrece a las mujeres la oportunidad de reinventarla en sabor, color y usos diversos del chocolate.

Chapa cree que el protagonismo del chocolate en la sociedad de hoy se encuentra potenciado desde el punto de vista social, comercial, cultural y económico, por esas nuevas formas, usos y costumbres que permite desarrollar. “Se trata de un ingrediente esencial que prácticamente no falta en ninguna de las cocinas del mundo”.

 En su obra literaria, Chapa se pasea por las fascinantes historias del cacao que desde las antiguas civilizaciones se formaron, así como por los aspectos históricos, artísticos, culturales, científicos, económicos, industriales y hasta religiosos que le han dado vida a este fruto que crece en una franja tropical alrededor del planeta. La obra editorial (2016) culmina con un recetario para, como la misma autora lo describe, “seguir disfrutando de esos sabores y saberes de ayer y hoy”.

“Para la civilización azteca el oro no era tan preciado como para las civilizaciones europeas; en cambio, lo eran más productos como el jade y el mismo cacao”.

El chocolate nutrió la historia de las civilizaciones antiguas de la región.

Testimonio de grandeza

-Nuestras civilizaciones pasadas tuvieron en el cacao un fruto de gran importancia económica, social, cultural y hasta religioso, ¿qué cualidades tuvo el cacao para alcanzar tal estatus?
Bien sabemos que el árbol del cacao es originario de Mesoamérica, región que comprende lo que hoy en día es la parte sur de México, Belice, Guatemala y algunas zonas de El Salvador y Honduras. Las antiguas civilizaciones prehispánicas nos legaron testimonios de su historia, y grandeza. Fue la cultura Olmeca la que hizo las primeras aportaciones respecto al cacao, si bien quienes amplían y enriquecen su cultivo y sus beneficios son los Mayas. Por cierto, existen vestigios importantes como vasijas, utensilios, códices y esculturas, que nos ilustran de esos hallazgos y avances. Los mayas tomaban la bebida del chocolate fría, tibia o caliente, y para obtener una espuma abundante la vertían repetidas veces de un recipiente a otro. Método que los españoles sustituirían con el molinillo, utensilio propio del siglo XVI que persistiría bajo otras formas y modalidades. Una de las primeras publicaciones que muestra la manera de confeccionar este producto fue publicada en Venecia en 1556. Dicha fuente nos informa que las semillas secas del cacao eran machacadas hasta hacerlas polvo y que se incorporaba al agua para luego realizar el batido.

Los cronistas de la Conquista y de la Colonia registraron que en el cacahuatl se empleaban flores como la magnolia y la flor de la manita; especies como la vainilla, el achiote y la pimienta gorda; y que también se adicionaba con maíz, semilla de ceiba y variedad de chiles. El cacahuatl era una bebida exclusiva de la clase encumbrada y se presume que los sacerdotes no la consumían, pues aspiraban a una vida austera y frugal. Con granos de cacao se podían comprar artículos de toda clase e inclusive esclavos. Se empleaban en el pago de salarios a sirvientes y soldados, y hasta incitaron la falsificación por medio de piezas de arcilla modelada semejantes a las preciadas semillas. Hay que señalar que para la civilización azteca el oro no era tan preciado como para las civilizaciones europeas; en cambio, lo eran más productos como el jade y el mismo cacao.

-Tanto en Venezuela como en México el chocolate conquistó los paladares de los soberanos y frailes europeos, ¿cree usted que nuestras sociedades actuales están en deuda con el cacao tomando en cuenta lo que tanto nos ha dado?
-Hay una gran deuda, sobre todo a México, ya que en nuestra tierra se cultivó y se transformó en una bebida de los dioses- Hay que recordar que el Dios Quetzalcoatl se la regaló a los hombres para que alcanzaran la felicidad. Hoy, es un bien universal, que México ofreció al mundo entero.

-En la Enciclopedia del Chocolate, obra coordinada por Nikita Harwich, se describe y analiza la revolución del chocolate en los últimos 20 años. ¿Cómo puede usted describir esa revolución que ha tenido el chocolate en el mundo?
-Por sus bondades y atributos que han dado al paso de los siglos encontrando nuevas formas, usos y costumbres que lo han potencializado social, comercial, cultural y económicamente.

“La producción artesanal puede abrir muchas fuentes de empleo y darle a las mujeres la oportunidad de reinventarla en sabor, color y usos diversos”.

-¿Qué análisis haces del movimiento Bean to Bar que, al menos en Venezuela, cada vez toma más auge y ha servido para impulsar y unir al sector?
-Es un movimiento afortunado porque nos ofrece un producto más natural, ecológico y de mayor calidad por encima del criterio de la cantidad, es decir, en contrapartida de la producción industrial masiva. Además, incide positivamente en el desarrollo económico al incorporar a pequeños productores, con nuevos empleos e inversión.

-¿Cómo entonces evalúa usted las iniciativas de utilizar el chocolate como palanca socio-económica?
-En efecto, la producción artesanal puede abrir muchas fuentes de empleo y darle a las mujeres la oportunidad de reinventarla en sabor, color y usos diversos.

-¿Cómo el cacao ha inspirado o se ha reflejado en tu obra artística?
-En muchos momentos y de muchas maneras ha estado presente en mi pintura, por ser un icono de nuestra cultura por su belleza natural y la magia que contiene y que sigue vigente hasta nuestros días.

Háblanos del cacao-chocolate en la gastronomía de hoy…
-Se trata de un ingrediente esencial que prácticamente no falta en ninguna de las cocinas del mundo, pues se usa para la elaboración de un gran número de platillos, no digamos para la repostería. En México, por ejemplo, es el alma de uno de nuestros platillos más conocidos y reconocidos como es el mole poblano.

Las palabras de la escritora Martha Chapa, también estudiosa de la historia del cacao, subrayan en la importancia del chocolate en la sociedad global de hoy. Un ejemplo de ese peso o influencia se encuentra en el movimiento Bean to Bar, un mundo que se sigue reinventando principalmente de la mano de miles de mujeres artesanas.