Premio Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación para Luis Ramírez

In ACADEMIA, NOTICIAS, Sin categorizar by Juan PabloLeave a Comment

Juan Pablo Crespo / @juanpamark

Luis Alberto Ramírez Méndez lleva la historia en sus genes y acumula más de 30 años de investigación indagando sobre los orígenes del cacao en Venezuela, una labor tan importante como fascinante y una tarea de hormiguita que recientemente fue premiada con el premio Premio Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación 2016-2017, Mención Ciencias Sociales.

El trabajo reconocido el pasado 30 de noviembre en el Poliedro de Caracas, en el marco de la Feria Internacional de la Ciencia y Tecnología, está titulado “La Tierra Prometida del Sur del Lago de Maracaibo” (Tomo IV), en el que se describe la cultura del cacao desarrollada en el país y cómo el grano se expandió durante el período de la colonia por esta subregión de Venezuela que comprende los estados Zulia, Mérida y Trujillo.

“El cacao es originario del Sur del Lago de Maracaibo”, afirmó orgulloso Ramírez desde su amada Mérida natal. El investigador es licenciado en Historia por la Universidad de Los Andes (ULA), además tiene una maestría en Ciencias Políticas en la misma casa de estudios superior y un el doctorado de Historia en Universidad Central de Venezuela.

 

El cacao Porcelana, de los mejor del mundo.

La expansión…

Consultado sobre su investigación, Ramírez dijo que “los españoles llegaron por el Sur del Lago, donde consiguieron el cacao, muy demandado entonces por México. Luego comenzó la expansión de la semilla con las haciendas cacaoteras y la introducción, por supuesto, de los esclavos”.  Continuó indicando que la producción de cacao produjo mucho dinero por las ventas al extranjero y que españoles y merideños se volvieron ricos. “Posteriormente se produjo el crecimiento del cacao por toda Venezuela, de allí la dependencia económica que tuvo país en relación con el grano”.

El de entonces, como el de ahora, era un exquisito cacao Porcelana (Criollo), para Ramírez, “el mejor del mundo y muy alabado internacionalmente”.

En el trabajo de Ramírez se puede leer que la producción de Porcelana durante la colonia fue elevada, incluso, “17 barcos de gran calado venían dos veces al año a Gibraltar a buscar cacao en el Sur del Lago”. Gibraltar es hoy una zona en reclamación entre Mérida y Zulia, según el historiador de 59 años. “La producción del cacao Porcelana puede ser hoy fortalecida, no solo porque es el mejor del planeta por sus aromas y sabores, también porque aquí tenemos las tierras, el agua y la gente para hacerlo”.

Ramírez inició su investigación en 1979, apretó el acelerador a fondo a partir de  2005 y publicó su primera entrega en 2011. Más adelante, produjo dos tomos más y el cuarto tomo será publicado en el primer trimestre de 2018, de manera digital, por la Universidad Experimental Rafael María Baralt, núcleo Cabimas.

Para su labor, Ramírez debió investigar en el Archivo General de Indias, En Sevilla, España, donde se pueden encontrar detalles de la importancia que tuvo el cacao durante la colonia, cómo se trajo la mano de obra desde África, el proceso de comercialización y cómo se producía la venta de la semilla a México, entre otros temas de interés.

Maruma, el origen

En el premiado trabajo, el merideño desarrolló una línea de investigación que le otorgó renombre nacional e internacional: El cultivo del cacao venezolano a partir del Maruma.

”Me enfoqué en la investigación para localizar los cultivos de cacao Criollo realizados por los indígenas en el Sur del Lago de Maracaibo. Para ello utilicé la información que proporcionan las fuentes documentales existentes en el Archivo General de Indias (AGI), en el Archivo General del Estado Mérida, en el Fondo Escribanías Españolas, particularmente en la serie Protocolos y Mortuorias, al igual que las resguardadas en la Biblioteca Nacional Febres Cordero, en el Fondo Cabildo Mercedes de Tierras que contienen los títulos originales de la apropiación del suelo, entre otros. Mediante esos testimonios se establece la ubicación de las arboledas de cacao cultivadas por los naturales, las que fueron halladas por los españoles y la posterior propagación de sus semillas con el propósito de expandir los cultivos de ese delicioso fruto hacia otras áreas de la geografía venezolana y colombiana,” ya había apuntado el historiador a Vivaelcacao.

Pero la pregunta sobre dónde crecieron exactamente los primeros árboles de cacao todavía no estaba respondida. Para iluminar a esa incógnita fue clave el testimonio ofrecido por Luis de Trejo, quien anotó entre sus méritos el haber descubierto el Ancón de Maruma, donde se encontraron más de cien mil árboles de cacao que eran de los indígenas que habitaban la zona…”, precisó Ramírez.

Luego, con un esmerado estudio Ramírez pudo llegar a la conclusión de que el Ancón de Maruma “se encuentra en la jurisdicción de la provincia, tres leguas, poco más o menos término y jurisdicción de La Villa de San Antonio de Gibraltar.

Así que, Ramírez pudo comprobar  que el Sur del Lago es el epicentro del cacao en Venezuela. El Premio Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación 2016-2017, Mención Ciencias Sociales es un reconocimiento a su constancia y profesional trabajo de categoría internacional. Venezuela, un país de un exquisito cacao y excelentes investigadores, como Luis Alberto Ramírez Méndez.

Leave a Comment