Productores de Barlovento afectados por ¨monopolio” y “mafias” en venta de cacao

In EL NEGOCIO DEL CACAO, Featured, MERCADO NACIONAL DE CACAO, NOTICIAS, Sin categorizar by josemiguel1 Comment

Por Liliana Elías

Es de las zonas cacaoteras más importantes de Venezuela y hoy varios de sus productores denuncian una situación que califican de insostenible, a punto de llevarlos al colapso: la supuesta regulación en el precio del cacao que, aunque todavía no es oficial ya estaría siendo puesta en práctica por algunas comercializadoras.

Según señalaron, hasta la semana pasada, los productores vendían su cacao a las comercializadoras a 600 mil Bs, hoy, carentes de una decisión oficial, lo venden muy por debajo de su precio real. También denunciaron la existencia de supuestas mafias que estarían ofreciéndoles mejores precios por sus semillas.

La situación ha sido denunciada por varios afectados, muchos prefirieron mantenerse en el anonimato por temor a represalias.

Las políticas públicas que apuntan a una posible monopolización del cacao han devenido en algunos productores que ahora prefieren salir de sus granos sin fermentarlos, ocasionando una pérdida importante en la calidad del producto final por carecer de este vital proceso precursor de aromas y sabores. O en su defecto, cambiar de rubro a uno más rentable, como raíces y tubérculos, dejando atrás toda la tradición y valía genética de nuestro fruto ancestral.

Esperan por la Gaceta Oficial

El ingeniero Enrique Flores, exportador y productor de la zona, dio a conocer los detalles de una reunión llevada a cabo en Caucagua el sábado pasado entre los cacaocultores, la recién creada Corporacion Mirandina del Cacao y el alcalde de Acevedo, Juan Aponte. Allí las autoridades informaron que de ahora en adelante la corporación sería la encargada de manejar el cacao de los seis municipios de Barlovento, (Acevedo, Andrés Bello, Brión, Buroz, Páez y Pedro Gual)

En el encuentro dieron a conocer cómo funcionaría el nuevo sistema de comercialización del cacao basados en dos puntos. El primero: en vista de que el cacao es el único rubro comercial de Barlovento debería aportar impuestos para mantener el municipio. El segundo punto: los altos costos del cacao impiden el consumo nacional de chocolate. Bajo esas premisas decidieron regular el precio del grano al valor de un dólar. Pese a que no hicieron referencia exacta del tipo de divisa se basaron en una cifra de 516 mil bs por dólar aproximadamente para ese día. En base a ese precio la distribución sería la siguiente: 65% del monto para el productor, 20% para las comerciaizadoras y el 15% restante para los impuestos. Este porcentaje lo manejaría la Corporación Mirandina de Cacao.

Flores indicó que aunque las autoridades advirtieron que dicho anuncio quedaría fundamentado en la Gaceta Oficial a partir del lunes, esto no ha ocurrido. No obstante, algunos productores como Carlos Chacón, señalaron que ya estas medidas han sido puestas en práctica por las comercializadoras sin contar con algún material jurídico que los respalde.

Entre bachaqueo y necesidad

Al azote de la inseguridad galopante, se unen factores como el desvío y retención de gandolas con productos para el chocolate que luego aparecen con sobreprecio descabellado, así como supuestas irregularidades provenientes de representantes del gobierno.

Por si fuera poco, las políticas públicas que apuntan a una posible monopolización del cacao han devenido en algunos productores que ahora prefieren salir de su cacao como sea. “Algunos productores prefieren vender su cacao a precio de gallina flaca por la necesidad que viven a diario. Otros deciden guardarlo ante la tremenda incertidumbre que hay”. Así lo afirma Carlos Chacón, productor del sector El Guapo quien además es un chocolatero emprendedor.

La desmotivación afecta otro paso importantísimo en la etapa de procursores del sabor y aroma del cacao: la fermentación. “Si antes fermentaban solo unos pocos ahora casi nadie lo quiere hacer. Si regulan el precio del cacao y no es un monto justo para el productor, pocos se darán a la tarea de fermentar” señalaron Chacón y otros afectados.

Cuenta que esta semana tuvo que restringirse de preparar sus tabletas por el temor que siente de trasladar su cacao hasta el laboratorio de preparación de chocolate, en Guarenas, esto debido a la incautación que la Guardia Nacional estaría haciendo de la materia prima.

“No tengo ningún aval que me garantice que mi cacao llegará a su lugar de destino, ni tampoco sabemos en cuánto venderlo, por eso prefiero guardarlo en mi finca hasta que los organismos públicos competentes se pronuncien. Necesitamos una decisión”.

Advirtió también que aunque los productores están al borde del colapso también están “al pie del cañon”. “Si las decisiones oficiales apuntan a lo que parece, estamos dispuestos a ejercer protestas que van desde el cierre de vias hasta asambleas nacionales de productores”. Agregó su descontento por los altos precios. “A mí me regulan el precio del cacao, pero ¿por qué no me regulan el pollo, el azúcar, el litro de aceite para la desmalezadora que ya está en 3 millones y medio?”.

Crónica de una calamidad

Celia (así la llamaremos para proteger su identidad) es una chocolatera con larga data en Barlovento. Ha sido atracada al menos 20 veces y sobre ella pende una amenaza de secuestro.

Cuenta cómo ha sido víctima además de las “irregularidades de quienes trabajan para el Gobierno”.

“La Guardia Nacional está decomisando cuanto cacao aparece y lo mismo hace con el azúcar y la harina. Cada vez que dicen que va a llegar el azúcar desvían las gandolas. Las comercializadoras te venden el saco de 50 kg en 3.000.000,00 de bolívares. Pero para mi local llegó una muchacha de la Corporación de Desarrollo Agrícola de Miranda (Cordami) ofreciéndomela en 6.500.000,00 bs. Yo me pregunto por qué si esta corporación se encarga de manejar insumos agrícolas, anda vendiendo azúcar?”

Indicó que ante la escasés y la urgencia tuvo que comprarla a ese precio, “pero cuando les pedí mi factura para justificar mi compra ante el SENIAT, dijeron que me la llevarían al día siguiente. Hasta hoy todavía sigo esperando mi factura”.

Narra que la última vez que compró cacao estaba a 690 mil bs el kilo (hace poco más de una semana) y no era fermentado. “La gente se volvió loca, y el Gobierno no incentiva a los productores a hacer las cosas bien. Es una lástima pagar costos excesivos para obtener un mal producto. Y ahora si implementan esta regulación de precios vamos para peor” agregó.

El efectivo…

A los dolores de cabeza propios de la cotidianidad del venezolano se unió la de conseguir dinero en efectivo. Barlovento no es la excepción. “Los productores no quieren venderte cacao sino en efectivo, y como les paga uno?”, se pregunta Celia.

Cuenta que desde hace tiempo sus trabajadores ya no acuden con regularidad al local porque no tienen efectivo para el transporte, y que cuando les transfiere, venden los billetes.

Desde adentro.

El cacao venezolano atraviesa un momento muy delicado, así como es propio de una genética envidiable también carece de asistencia. Aunque para muchos en Barlovento todavía se puede trabajar y no han sentido los embates propios de la incertidumbre, otros han evidenciado lo que podría ser el prinicipio de un desastre anunciado. Es por eso que solicitan al Gobierno Nacional seguridad, vialidad, normas claras y libertad para ejercer el trabajo ancestral que nos identifica como venezolanos: la producción de cacao.

Comments

  1. Es increíble que nadie pueda desarrollar su trabajo en estas condiciones . Si todo esto se corresponde con la realidad, es una locura !!

Leave a Comment