San Juan Bautista late en los corazones de Chuao

In Sin categorizar by Juan Pablo Crespo

Juan Pablo Crespo / @juanpamark
Video: Cortesía Fernando Carrizales

/Allá en la puerta del cielo/

/allá en la puerta del cielo/

/todos están celebrando/

/porque mi San Juan Bautista/

/del sueño va despertando/

Así dice el comienzo de la canción Cantos de Sirena a San Juan Bautista, muy recordada en estos días dedicados al santo más popular del santoral católico y quien celebra su día cada 24 de junio. Y como es tradición, la alegría se enciende un día antes en distintas partes de Venezuela, principalmente en la zona norte costera, como en Chuao, tierra de tambores, cacao y donde el amor por San Juan brota en el corazón de cada uno de sus pobladores.

/Aquí planto mi bandera/

/aquí planto mi bandera/

/para que la sople el viento/

/para que la sople el viento/

/y te canto esta sirena/

/de puro agradecimiento/

 

La canción escrita por Sobeida Martínez es un canto de sirena de agradecimiento al santo, al que se le danza desde la víspera (noche de hoy). A la danza se le conoce como sangueo, que significa baile o salto alegre. También se le cantan versos e improvisadas.

/A la iglesia de San Juan llegaron los cantadores/

/ llegaron los cantadores, tambores y paliteros/

/mil banderas de colores/

Los agradecimientos de Chuao a San Juan, en el estado Aragua, son múltiples, desde la fortuna en el amor, la salud, suerte o cualquier alegría vivida en el camino hasta la cosecha más importante de cacao, conocida como la cosecha Sanjuanera (mayo, junio, julio), como explica Fernando Carrizales, un versado en la cultura de Chuao, un enclave natural donde la vida de sus habitantes gira en torno al cultivo del cacao.

Pero al santo también se le cuentan las tristezas, como lo ha dejado escrito el experto Francisco Plachez. “Se le cuentan las penas, se le reclaman amores y todo aquello que cause pena o alegría en el humano corazón; hasta palabras subidas de tono, con un candor de inocencia única, no vista en ninguna otra veneración en santo alguno; quizás por el mismo hecho de representarlo como un niño inocente”. A San Juan se le da un trato cercano, como el más allegado al corazón.

/Ya se va San Juan Bautista/

/vamos a decirle adiós/

/vamos a decirle adiós/

/dormirá hasta el mes de junio/

/cuando repique el tambor/

El despertar de San Juan Bautista se produce cada primero de junio. A las 4:30 de la mañana de aquel día, las mujeres de la cofradía lo comenzaron a vestir en su casa, entre cantos. Una hora después salieron con el santo rumbo a la iglesia, ondeando banderas de colores, entre sangueo, tambores y más cantos.

La Cofradía de San Juan está comandada por Juana de Dios Peñalver, una mujer del cacao, sanjuanera y maestra chocolatera artesanal.

Planchez dice que “el instrumento musical que se emplea es la caja, tambor bibráfono de cuerpo más profundo que el redoblante; es de confección casera, se tensa por medio de mecatillo con nudos corredizos denominados candados, se acompaña con maracas”.

También asegura que “San Juan es el santo más universal de la Iglesia Cristiana, que durante más de 1800 años ha sido conmemorado su nacimiento en las más disímiles partes del mundo, sin distingo de razas ni nacionalidades”.

El cacao de Chuao es de los finos y conocidos del mundo, deseado por los más afamados chocolateros y empresas de la industria del mundo. La producción se única entre unas 15 a 20 toneladas al año. Las mujeres del paradisíaco pueblo están ligadas al cacao y participan en las fiestas de San Juan Bautista.

La mesa está servida para que este 24 de junio la celebración alrededor de San Juan Bautista alcance su pico. Chuao está de fiesta. Ahora, por cierto, los árboles de cacao están cargados. Por la cosecha sanjuanera, habrá mucho agradecimiento.