Trabajo y Persona, formadores en el arte de la chocolatería con impacto social

In Featured, NOTICIAS, RESPONSABILIDAD SOCIAL by Juan Pablo0 Comments

Por: Yesibeth Rincón / @yesirincon
Fotos y video: Cortesía Trabajo y Persona / Jone Troconis

Trabajo y Persona ha sido mi ángel de la guarda en este mundo achocolatado. Se ocupan de formarnos continuamente, de apoyarnos, de estar pendiente de los egresados, realmente nunca nos desamparan”, así se expresa la chocolatera caraqueña Emma Torrealba de la institución que la formó en el arte de la bombonería y que más adelante la acompañaría en su proyecto de emprendimiento. Su colega, Pina Fernández, otra de las beneficiadas, dice que “muchos tenemos un nuevo oficio gracias a la asociación”.

Como Torrealba y Fernández, ya suman cerca de dos mil los venezolanos que han sido capacitados por Trabajo y Persona,  desde el 2010, para ejercer algún oficio en el área de emprendimiento del chocolate, del mueble, belleza o mecánica. La asociación civil surgió con miras a recuperar la dignidad de la persona a través del trabajo, generalmente jóvenes y en su mayoría mujeres de escasos recursos que se encuentran en situación de vulnerabilidad, expone Alejandro Marius, presidente de la organización.

 

Chocolates con el sello de emprendimiento con perfil social.

“Los cursos van orientados a personas que no han tenido oportunidades, y nosotros con nuestros aliados les damos la oportunidad de aprender un oficio, y no solo aprenderlo sino la capacidad de emprender bajo ese oficio”, puntualiza el presidente de la asociación.

Otro tanto de facilitadores también han tenido la oportunidad de formarse y a su vez enseñar a otras personas más, ya son 300 los formadores que se han especializado en las diferentes áreas.

Los talleres algunos son gratuitos y otros a muy bajo costo porque se realizan gracias a la presencia de aliados como la Unión Europea,  la Cámara de Comercio Venezolano  Italiana (Cavenit), la Cámara de Comercio, Industria y Agricultura Venezolano Francesa, Cámara de Industriales de Carabobo, Cámara de Integración Económica Venezolano Colombiana (Cavecol), y muchos más, entre ellos empresas.

 

Alejandro Mauris: Por lo menos hacemos una actividad mensual para acompañar a las personas que formamos.

Emprender 360

“A Trabajo y Persona le interesa no tanto hacer números y decir que hemos formado a 10 mil ciudadanos o a 50 mil. En el modelo que tenemos: Emprender 360, se incluyen cuatro componentes básicos: desarrollo humano, que es formar en valores, trabajo en equipo, ciudadanía; luego tenemos el oficio, en el caso del chocolate que aprendan la bombonería y la chocolatería; luego, el tercer componente es el emprendimiento aplicado al oficio; y el cuarto componente,  el acompañamiento. Por lo menos hacemos una actividad mensual para acompañar a las personas que formamos, les ofrecemos pasantías, convenios con bancos para que puedan tener acceso a créditos, y distintas actividades que le ayuden a un emprendedor surgir”, explica con detalle Marius.

Emprender 360 es un plan  conectado a la capacidad real de trabajo productivo de la persona e invita a una nueva concepción de hacer empresa.

De Emprender 360 surgió la chocolatera Pina Fernández, una ingeniera civil también caraqueña a la que Trabajo y Persona ha visto crecer desde que formó parte de su taller de Emprendimiento del chocolate, donde aprendió a hacer bombones en el año 2012. Ahora muestra su marca Chokopeanut, la que ha llevado por toda Venezuela en cada clase de chocolatería que le ha tocado impartir. Aprendió desde cero y ahora es una de las formadoras de Trabajo y Persona.

 

“La labor que hace la asociación es excelente, la educación es de calidad. Muchos tenemos un nuevo oficio gracias a Trabajo y Persona. En mi caso estoy entregada a la chocolatería, y no solo me quedé con la satisfacción de hacer bombones sino que aprendí a hacer mi propio chocolate. La asociación me dio la oportunidad de emprender ayudándome con un crédito para mi proyecto de emprendimiento. Ellos me tomaron de la mano, han sido un pilar fundamental para mí en este tema del negocio, en mi amor y pasión por los bombones y el cacao. El ser agente multiplicador de conocimientos de este fascinante mundo chocolatero me encanta”, comenta Fernández, de 61 años, quien ahora lleva la batuta de enseñar a otras mujeres.

 

Alianzas con chocolateros venezolanos para el desarrollo del potencial humano.

Emprendimiento del chocolate

Desde 2010 se forman estos emprendedores con un taller de bombonería, especialmente dirigido a mujeres, pero que no excluye a algunos hombres que también se han inscrito. Es dictado en Mérida, Carabobo y Miranda con el apoyo de la Unión Europea y el aval de importantes universidades como la Universidad de Los Andes y la Universidad Simón Bolívar, entre otras.

Las principales productoras de chocolate del país acompañan el programa junto con la Cámara de  Comercio Italiana, la Cámara de Comercio Francesa.

 

El cacao venezolano, palanca del desarrollo socioeconómico, con impacto social.

Dependiendo el oficio es la duración del taller, pero en el caso del producto por excelencia derivado del cacao tiene una duración de 80 horas la parte básica, es decir, 10 semanas y 8 horas semanales, posteriormente se realiza el acompañamiento de pasantías y cursos de actualización.

 

“Les ofrecemos pasantías, convenios con bancos para que puedan tener acceso a créditos, y distintas actividades que le ayuden a un emprendedor surgir”.

“Los de chocolate son gratuitos y por lo menos tenemos uno al año. Se le exige a la persona para poder graduarse una asistencia de más del 80%, así como presentar un examen técnico”, asevera Marius.

La captación de participantes se hace a través de las redes sociales de la asociación @trabajoypersona en Twitter y Facebook, o los interesados pueden llamar al 0212-2677412 y ofrecer sus datos para que los anoten en una lista.

“No tenemos un lugar físico dónde dar los cursos, sino que los hemos hecho con aliados, en el caso del chocolate, por ejemplo,  los hemos dado en el sótano de una casa parroquial en Guarenas, en sedes de otras asociaciones, Fe y Alegría en Valencia”.

La organización está radicada en Caracas y en Valencia, y tiene personal laborando en  Maracay, Barquisimeto, Mérida y Carúpano.

 

En Trabajo y Persona se educan ciudadanos para el bien común, con el chocolate como una de las herramientas.

En expansión

Trabajo y Persona está enfocado en estos momentos en la expansión del plan de Emprendimiento del chocolate para llevarlo en 2018 a seis estados del país. Además de las regiones ya existentes, como lo son Mérida, Carabobo y Miranda, la Unión Europea financiará el taller en Aragua, Lara y Sucre.

“Vamos a comenzar el proyecto financiado por la UE y se trabaja en equipo con la Cámara de Comercio Venezolano Italiana y la Cámara Francesa, siendo Trabajo y Persona los responsables del área educativa, formativa y social. En enero de 2018 inicia el proyecto en Aragua, Lara, Miranda, Mérida, Carabobo y Sucre (Paria)”, informó Marius.

Así como Trabajo y Persona ha cambiado vidas en algunas regiones, también las piensa seguir cambiando en lo que resta del país, no solo enseñando sino convirtiendo a sus egresados en hombres y mujeres exitosos.

En las redes:

F/T: @TrabajoyPersona
YouTube: Trabajo y Persona

#Emprendimiento #ValorDelTrabajo #Sostenibilidad

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Leave a Comment