Un chocolate para salvar al Cardenalito

In CACAO RESPONSABLE, Featured, NOTICIAS, RESPONSABILIDAD SOCIAL by josemiguel

Por: Carmen Isabel Maracara
Fotos: Cortesía Mantuano

Queremos contribuir a salvar al Cardenalito de su extinción. Y decidimos colaborar en el proyecto denominado Iniciativa Cardenalito, con la organización Provita, que en alianza con el Smithsonian Institution”, va a colocar a la venta esta barra de chocolate en la sede del organismo en Estados Unidos y otros museos aliados y estos fondos se destinarán, en su totalidad, para esta labor”.

Esto lo infirmó Giovanni Conversi, de Chocolate Mantuano, quien es el responsable de la concepción de esta barra de chocolate, de 100 gramos, Cazaña 75 por ciento, la cual lleva en su interior trocitos de café orgánico venezolano, con certificación Birdfriendly de Café Arábica.

Tan particular mezcla de aromas y texturas no es casualidad, sino que responde a las costumbres y hábitat de esta hermosa ave de rojinegro plumaje. “En muchas plantaciones de café, también hay cacao, por un tema de clima y suelos, que es muy parecido. El Cardenalito vive en estas mismas plantaciones, ya que se alimenta de café cuando el grano está verde. Entonces era perfecto hacer una barra de chocolate donde se combinaran ambos ingredientes, en su honor”, precisa Conversi.

Añade el maestro chocolatero, que Cazaña es la zona de donde proviene este chocolate, ubicada en el estado Miranda, donde también vive el Cardenalito (aunque generalmente se piensa que su hábitat solo está en Lara). “Él vive en ese tipo de plantaciones, en árboles altos como el bucare, el mijao. Su extinción se vincula a que ha sido cazado para exportar sus plumas. La otra razón es la tala indiscriminada, así como la invasión del hombre en su espacio”, añade.

Una versión para sibaritas

-¿Hay otras experiencias en las que te inspiraste para esta mezcla de cacao con chocolate?
-En Mantuano ya teníamos una barra de chocolate con café. Casualmente, cuando se habló lo del Cardenalito, nos preguntaron si teníamos una barra con café y qué tipo era. Les dije que sí teníamos una, pero con café en grano. Ellos me dijeron que así era como lo querían, no un pediluvio, ni uno en polvo o instantáneo. Pero no teníamos uno que fuese amigable con los pájaros, que fue lo que agregamos ahora.

-¿Pero ésta es una edición limitada?
-Sí y solo para exportación. Se hicieron 200 tabletas, de 100 gramos, y ahora para diciembre enviaremos 400 más. Esto va a seguir, porque en cuanto se vaya acabando la existencia, ellos vuelven a pedir. Y posiblemente en febrero haremos el lanzamiento en Caracas.

-¿Y quién diseñó el empaque?
-Es de Titina Penzini, porque también es artista plástico, pinta con acuarela. Ella viene apoyando el tema de los emprendedores, ha realizado una campaña muy fuerte contra el tema de la industrialización. Aunque se conoce más su labor en el mundo de la moda, también es artista y se unió al proyecto. Le gusta mucho el trabajo que vengo realizando con Mantuano y un día me habló acerca de pintura, de su pasión por ella. Cuando yo me reuní con la gente de Provita, les comenté que los empaques deberían ser intervenidos, más que poner un cardenalito pintado y ya. Provita también conoce el trabajo de Titina y de allí nació esta alianza.

Todos con el Cardenalito

Según fuentes de Provita, el Cardenalito (Sporagra cucullata) “alguna vez pobló el cielo venezolano. Hoy en día, esta pequeña ave es probablemente las más amenazada de Venezuela. Hace aproximadamente 60 años, nuestro país contaba con millones de Cardenalitos, ahora solo existen, con suerte, unos 3 mil. De hecho, actualmente podemos encontrar más dibujados en nuestros billetes de 100 bolívares que volando libres en nuestros bosques”.

La asociación protectora de la fauna venezolana precisa que la especie ha sido amenazada para obtener sus plumas y por la destrucción de su hábitat, pero más aún le ha impactado su captura ilegal para cruzarla con canarios amarillos y obtener un canario de color rojo, muy apreciado por los aviculturistas del mundo entero. Así, esta ave emblemática ha sido clasificada “En Peligro Crítico”, por la Lista Roja de Fauna de Venezuela.

Toca pues, apoyar ésta y cualquier alianza que resguarde su belleza para las próximas generaciones.